A paso mudá, Opinión

Un futuro musical más que asegurado

Qué periodo más bonito es la Navidad. Y más, si acudimos a los actos que las hermandades realizan en estos momentos tan señalados.

Mi vida, desde hace unos meses, está algo más lejana del mundo de las cofradías y de la Semana Santa, ya que por trabajo en la docencia tuve que marcharme a las islas. Pero en el día de hoy, he vuelto. He vuelto a sentir el cosquilleo, la sensación de ser un privilegiado por poder disfrutar de todo esto.

En el Heraldo de San José Obrero, sonaban a lo lejos canciones y villancicos. La juvenil de los Gitanos hacía lo propio en dicho acto. Medio centenar de jóvenes que demuestran que no es necesario abusar de lo mediático, de tantos componentes ni del protagonismo. Jóvenes que con su música han hecho vibrar todo un barrio, y a mí incluido. Sin duda alguna, tenemos música para mucho tiempo en un mundo en el cual prima todo menos una de las cosas con vital importancia: la ilusión y las ganas de trabajar.

Recientemente, leía por las redes sociales las cuales ni recuerdo, que mientras más músicos más sonaba una banda, y que solo existían tres bandas ejemplares. Pues no, perdonen, todas hacen un trabajo digno de reconocer, ya que la música cofrade quita muchas horas de familia, amigos y demás.

Lo que está claro, y viendo lo visto hoy y en los vídeos que se publican en estas fechas, es que el futuro musical está asegurado y que, bajo mi punto de vista, las formaciones juveniles deberían estar mucho más reconocidas.