Cruz de guía, 💙 Opinión

Un sello incomparable

No es descabellado decir que la Semana de Pasión andaluza ha sufrido una gran renovación en los últimos tiempos. El ensanchamiento de los horizontes, la llegada de las redes sociales y el impacto de los medios de comunicación ha dado buena cuenta de la gran cantidad de tendencias motivadas por las vertientes sociales que han apuntado a diferentes lugares a lo largo de las etapas dependiendo de ese gran anglicismo, el llamado «hype», que enraíza su ser en el embate de las informaciones cofrades a lo largo y ancho de nuestra tierra. Y es que ese «hype» que, en el orbe cofrade, puso en pie la ciudad de Sevilla con superproducciones y retransmisiones aclamadas al inicio de las reminiscencias del fenómeno conocido como Semana Santa, ha experimentado esa expansión de horizontes llegando hasta lugares poco conocidos en el mapa semanasantero, con una escala de afluencia de espectadores incomparable a tiempos pasados.

La tendencia al alza mantenida durante años, prepandémicos claro está, del turismo cofrade y el aumento de las afiliaciones a la manifestación pública de Fe que realizan los fieles cada luna llena del equinoccio ha contribuido a catapultar a ciudades menores en número de habitantes y visitantes que la capital hispalense hacia el estrato en el que se encuentra la misma.

Es el caso de la ciudad de Málaga, cuyo índice de evolución cofrade se ha salido de las más altas esferas hasta cotas nunca antes alcanzadas, algo que no ha dado lugar a la indiferencia de la gran cantidad de personas que vislumbraron la poderosa magna de la luz en mitad del momento más mortífero de los últimos noventa años. Por no hablar del efecto inesperado de una exposición-veneración que algunos mal auguraron y que a la vista está acaba de cosechar un éxito sin precedentes con la visita de más de 130.000 personas. Un acaudalado desbordamiento de expectativas que ha actuado como faro de una coyuntura nunca antes vivida de manos de una organización centenaria sin ánimo de lucro con visos de multinacional.

Dos de los grandes eventos de este ansiado programa de actos de la Agrupación de Málaga han llegado a su fin en el seno de límites desconocidos e inimaginables para tiempos pretéritos y lo han hecho con el beneplácito de muchas autoridades y de multitud de fieles que esperan el anhelado Vía Crucis magno proyectado por el ente agrupacional en la próxima Cuaresma para contribuir al colofón de actos de la mayor celebración cofrade la historia.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup