Advertisements
En mi Huerto de los olivos, 💙 Opinión

Una cuaresma confinada (II)

No sé si es el décimo cuarto o décimo lo que sea día confinado en casa. Cuando me siento a escribir sobre las varias opciones que tengo en la cabeza, solo pienso en la posibilidad de trasladar las salidas procesionales a otra fecha, y en que la Semana santa es cuando es, nada más. Cuando leo y escucho las distintas opciones, de cambiar otros eventos a otras fechas por la reactivación económica, todo me parece lógico dentro de esta ilógica situación que estamos viviendo.

Leo por las redes sociales los comentarios de unos y otros referente a los temas de actualidad, incluso opino y me llevo discusiones con gente que me demuestran que tienen otra manera de ver las cosas, unas veces con sentido y otras con una locura desorbitada, que puedo achacar a las tendencias políticas pero nunca entenderé que defiendan con ese cinismo, fanatismo y ahora si lo voy a decir, con fascismo y me da igual de donde provengan sus interpelaciones. Lo demuestran con las continuas faltas de respeto y negando lo que es evidente como la vida misma. Allá ellos. Sólo faltas de respeto por que otros opinemos al contrario que ellos. Me parece escatológico todo esto.

Cada uno que haga y diga lo que quiera pero dentro de un respeto y educación hacia los demás, cosa que cada día hay menos. Parece que nos gusta estar enfadados con el resto de los que no piensan como ellos.

Pero todo se me viene abajo al leer, escuchar y ver en las noticias que ayer en España, fallecieron 738 personas por esta maldita pandemia. No sé quiénes son, no sé si son más o menos creyentes o agnósticos, no sé si son de una tendencia política u otra o de ninguna, me da igual. Sólo pienso que toda esta gente lo está pasando muy mal. Sean los enfermos y sus familias. Sean los asistentes sanitarios que lo están pasando fatal ante la imposibilidad de dar a todos, la asistencia que se merecen las personas y por la falta de medios y por las horas y el estrés que tienen cada uno de ellos. Por los motivos varios que cada uno de nosotros conocemos y que ya veremos como cada cual interpreta.

Las consecuencias económicas que ya estamos teniendo, y aún no sabemos como acabará este tiempo. De momento los negocios casi todos cerrados, algunos trabajan, los menos y otros cuando empecemos a trabajar de nuevo veremos como lo podemos hacer y en qué circunstancias. Hablo con personas asustadas de esta situación, de que puede pasar simplemente con el hecho de bajar a comprar una barra de pan o un litro de leche.

Yo ahora, rezo y pido para que esto acabe. No sé si es una opción buena pero es mi opción. Me acuerdo de gente que seguramente de mí no querrá saber nada, me da igual. Espero y deseo que todos estemos bien y que pase este peligro y sobre todo para personas que tienen algún tipo de patología.

Voy a seguir pensando igual que hasta hace un momento por mucho que alguno se mofen de mis pensamientos. Voy a seguir siendo el mismo, mirando como el azahar se cae de los naranjos, con una tristeza que hacía años no veía. Voy a seguir siendo el mismo, mirando fotos en mi móvil que me recuerden que cualquier tiempo pasado fue mejor. Recuerden lo que teníamos y no supimos ver ni aprovechar en su justa medida.

Sean felices dentro de las posibilidades de cada uno. Los amargados en solitario que sigan y no cambien, será difícil con su aptitud. Los valientes que se meten en todo lo que no les importa, que tengan cuidado de no encontrar a su valiente que les corte las alas de raíz. Los amargados que sigan amargando en vez de tomarse un azucarillo y empezar a endulzar. Nos vemos en una semana.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup