Cruz de guía, 💙 Opinión

Una estampa añeja para un futuro próximo

El año 2022 será un año histórico para el mundo cofrade. Dios mediante, no solo supondrá la recuperación de la Semana Santa tal y como la conocemos, sino que serán muchos los estrenos y particularidades que se abrirán paso entre la bulla a la luz de la luna de nissan.

Una de estar particularidades cuya noticia ha enmudecido a gran parte del orbe cofrade ha sido la confirmación por parte de la Hermandad del Valle de la salida sin palio de la Imagen Mariana a la que rinde culto la Corporación de la Iglesia de la Anunciación. Sí, han leído bien. Nuestra Señora del Valle Coronada realizará Estación de Penitencia a la Seo hispalense sin su tradicional palio de finales del siglo XVIII a causa de los trabajos de restauración de la pieza por parte del IAPH los cuales no alcanzarán su finalización hasta después de la Semana de Pasión.

Se trata de una de las novedades que sin duda sustentarán el pórtico de entrada a la próxima Semana de Pasión. Y es que el bello y vetusto conjunto que cobija a la Santa Madre cada Jueves Santo es uno de los más reseñados de la Semana de Pasión sevillana, tanto que, ha anidado en el pensamiento de quien les escribe la extrañeza de no haber escuchado críticas a una decisión inapelable como esta. Quizás es que no hemos salido del trance en el que hemos estado inmersos durante estos dos años.

Es por ello que nos hemos visto obligados a cambiar nuestro pensamiento. Un enemigo invisible con el que no contábamos adelantó por el interior a la única némesis que creíamos tener los cofrades. Se preguntarán por qué les digo esto. Pues bien, muy probablemente y en situaciones normales, esta noticia hubiera descargado gran cantidad de animadversión en el cofrade sevillano. Se me vienen a la cabeza comentarios como: «¿La Virgen del Valle sin palio un Jueves Santo? ¡Qué semejante majadería!» (léase con voz del típico friki sevillano que lo único que quiere es extasiarse con las bandas de música y las bambalinas de un paso de palio), en otros casos, hubiera supuesto una oportunidad histórica para capturar un momento único producido hace más de setenta años, concretamente, en la magna del patronazgo de la Virgen de los Reyes.

Hoy, como diría un buen amigo, nos comemos lo que quede. Nos importaría muy poco que la Virgen salga con palio, sin palio, con faldillas sin faldillas o un largo etcétera, con tal de no retroceder al oscuro Jueves Santo del año 2020 con cabezazos en la pared incluidos. Hemos aprendido a apreciar lo valioso de nuestras vidas, lo que, de repente, se ha convertido en corruptible, aquello que nos hace sentir bien y por el cual sacrificaríamos grandes cosas por que no volviera a quedarse en el cajón. Quizás pueda ser ese el camino. El de no pensar en como sale tu Cristo o tu Virgen sino para qué, el de disfrutar cada momento de nuestra Estación de Penitencia como si fuera la última. Esa es la vereda… ustedes dirán…

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup