Córdoba

Una imagen que no se debe volver a repetir

Hay imágenes que hablan de nosotros mismos, que suponen, de algún modo, un triste aunque certero diagnóstico de la situación en la que nos hallamos, que son la metáfora perfecta de una sociedad en la que la inmediatez se ha situado muy por encima de la trascendencia. Probablemente, para muchos, no suponga ninguna novedad, de ahí el drama. Y es que imágenes como ésta, para vergüenza de todos los que amamos a las cofradías, se han repetido, lamentablemente, en los últimos años. Sin embargo, no por repetidas, deja de ser preciso que escenas como ésta sean denunciadas, para que entre todos logremos que no se repitan.

Hace unos años fue un cargo de la Hermandad de la Paz, el año pasado nazarenos del Amor y del Descendimiento, y éste, alguien que ocupa un lugar tan privilegiado como una manigueta el paso del Rescatado. Habrá quien opine que no es para tanto. Yo, por el contrario, creo sinceramente que la Semana Santa merece más, que Córdoba merece más y, por descontado, que la Paz, el Amor, el Descendimiento el Rescatado, merecen muchísimo más. Es fundamental que todos los miembros de un cortejo, ocupen el lugar que ocupen, sean plenamente conscientes de la trascendencia que deriva de vestir la túnica y ser consecuente con ello.

No hay excusas, no las hay  No cabe razón alguna que justifique estar mirando el teléfono móvil cuando se viste el hábito nazareno, salvo reparar en que estaba encendido y se pretenda apagarlo. Y si alguna razón, por poderosa que fuere, justifica que no se pueda esperar unas horas para mirar ese aparato diabólico, que se ha convertido en una especie de condena para el ser humano, ha de servir también para no vestir la túnica y permanecer durante las horas que dure el impagable privilegio de respirar a escasos metros del Señor de Córdoba, pendiente de lo que fuese tan importante que llegaba a través de esa pequeña pantalla. 

Y las hermandades deben ser extremadamente escrupulosas con este tipo de conductas, porque atentan contra la imagen de toda la corporación y porque no es de recibo que semejante actitud, dé al traste con el respeto que merecen miles de cofrades que luchan con todas sus fuerzas porque se respete lo que hacen, en una realidad actual que cada vez más, pretende minimizar el significado que encierran las cofradías. La Hermandad del Rescatado no merece imágenes como está. Una imagen que no se debe volver a repetir.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup