Andalucía

Una Magna para la eternidad gaditana: el Nazareno y Cautivo de Estepona

Featured Video Play Icon

Cádiz vivió una jornada tremendamente histórica el pasado 17 de septiembre con motivo de la procesión Magna celebrada en la ciudad por el 300 aniversario de la colocación de la primera piedra de la Catedral de Cádiz. La ciudad puso su nombre a la altura que merece en el olimpo de las Semanas Santas de Andalucía, con una imaginería excepcional, un personalísimo estilo de carga y de andar, y unos enclaves por los que transitan las hermandades, que convierten cualquier chicotá en un auténtico sueño hecho realidad. Por ello, nos proponemos desde este portal rescatar algunos momentos vividos en la antigua Gades en tan importante acontecimiento, que bien podría ser un punto de inflexión en lo que se refiere al prestigio repercusión de su Semana Santa.

Una de las grandes devociones cristíferas de la ciudad, el Nazareno de Santa María, participó en tan importante acontecimiento, navegando por sus calles entre un gran fervor popular sobre su nuevo paso, realizado por los Hermanos Caballero de Sevilla, que ya presentaba su frontal dorado.

El Regidor Perpetuo, entrañable imagen que parece cargar con todo el peso de nuestros pecados debatiéndose entre su parte terrenal y la divina, llevó el acompañamiento musical de la A.M. Cautivo de Estepona en su retorno hasta Santa María. Una formación que vino a ser una de las grandes sorpresas en lo que se refiere a la música cofrade de la jornada, ofreciendo un auténtico derroche de entrega y cariño hacia el titular cristífero, con una interpretación de marchas que no dejaba de tener continuidad.

La idiosincrasia establecida entre el paso y la banda fue de esas que no pasan desapercibidas, y es que a pesar de no tener un gran renombre mediático, la brillante formación musical esteponera ralló a un altísimo nivel interpretativo, sabiendo imprimirle ese toque flamenco y jubiloso con el que tanto se identifica el Nazareno.

En su discurrir de vuelta hacia su sede canónica, que viene a rematarse con la subida a Jabonería, el Nazareno transcurría por la calle Pelota a sones de las marchas «Cautivo«, propia y compuesta por Manuel Alejandro González, «Tu Dulce Rostro, Cautivo«, de José Manuel Sánchez Crespillo y «Redención«, de Emilio Muñoz Serna. Un repertorio de marchas tan diverso como acertado para un enclave tan especial, que viene a demostrar la versatilidad de la formación musical malagueña, que engalanó musicalmente al Nazareno de forma maravillosa.