Evangelium Solis, 💙 Opinión

“Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados”

Una semana más llega a Gente de Paz un nuevo Evangelium Solis. Mateo, en el evangelio de hoy se muestra , hablando como a Jesús le emana sus sentimientos, y se apiada ante gente desviada, necesitada, o ante los enfermos, paralíticos, paganos, o de mal vivir. Hoy da gracias a Dios porque el mensaje es entendido por todos. Por ello, llega un nuevo Evangelium Solis a Gente de Paz.

Evangelio según San Mateo:

En aquel tiempo, tomó la palabra Jesús y dijo: «Te doy gracias, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos, y se las has revelado a los pequeños. Sí, Padre, así te ha parecido bien.

Todo me ha sido entregado por mi Padre, y nadie conoce al Hijo más que el Padre, y nadie conoce al Padre sino el Hijo y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar.

Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré. Tomad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis descanso para vuestras almas. Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera».

Palabra del Señor

El evangelio de hoy, es uno de los pasajes más bonitos del evangelio de Mateo. Se ha escrito y se ha comentado mucho del Dios de Jesús y cada generación debe interrogarse por ello, y descubrir que en el Evangelio está Dios.

Estamos hablando de la experiencia humana de Jesús, del profeta, no debemos entenderlas, ni interpretarlas todavía, en clave trinitaria.

Jesús, pues, rompiendo con toda clase de interpretaciones sobre Dios, sobre la religión, sobre la cercanía del amor divino y de la gracia, nos anima para que definitivamente se echen en las manos de Dios.

Es verdad que Jesús quiere abrir el misterio de Dios a toda la gente y, especialmente, a los más alejados, incluso a los menos «espiritualistas».

Es posible que esto le haya valido en la historia la acusación de que su Dios es un Dios de ignorantes y de desgraciados de este mundo, como si Jesús lo hubiera creado desde un cierto resentimiento contra la sociedad de su tiempo. El instinto de Jesús para descubrir a Dios nos ofrece a todos la posibilidad de un Dios maravilloso, humano y entrañable.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup