Advertisements
El viejo costal, Opinión

Rescatado

Ha vuelto a pasar, una vez más, en nuestra vecina provincia de Jaén, al fondo de un fértil valle, labrado por el mismo río Guadalquivir, yace asentado un bonito pueblo, Villanueva del Arzobispo en el que viven cerca de 8000 almas.

Nunca los villanovenses se han visto como esta misma semana sorprendidos por lo que ha sucedido en el Santuario de la Virgen de la Fuensanta, no vamos a detallar este escatológico acto de vandalismo, no vamos a hablar del individuo que ha profanado la bendita imagen de Cristo de Medinaceli, que allí se encuentra, en el mismo santuario están otras imágenes, la patrona de la ciudad la Virgen de la Fuensanta, arraigada en la ciudad hasta el extremo de formar parte del escudo de esta villa.

Todos los valores encerrados en este santuario, todas las imágenes allí expuestas, nunca mejor dicho está expuestas, a que algún personaje realice contra ellas lo que su mente, no diré enferma, le dicte. Y en tanto parte de la ciudad vive dolida, por la ofensa realizada sobre un bien apreciado por ellos, sobre una de sus insignes advocaciones, en este caso contra un “Rescatado”.

El origen de esta advocación trinitaria de redención de cautivos, especialmente la de Mármora en Marruecos, donde se rescató una imagen de Jesús Nazareno con las manos atadas delante y que fue llevada al altar de los Trinitarios de Madrid, imagen protegida especialmente por los Duques de Medinaceli, los trinitarios difundieron desde Madrid, a todos sus conventos copias de esta talla, origen de esta advocación.

Existe sobre esta advocación una linda leyenda, que ha dado pie a la costumbre existente de que, en el besapiés del Cristo Rescatado, cada primer viernes del mes de marzo, se dejan tres monedas en su cepillo, en recuerdo de la leyenda de que el rey moro para permitir su rescate pedía el peso de la talla en oro, y que solamente con tres monedas de oro la balanza, donde estaba la talla, se equilibró.

Y ahora viene este personaje a hacer lo que ha quedado grabado por las cámaras de seguridad del templo, desde 1682 que sucedió el rescate de Mármora hasta la fecha reciente, esta advocación ha sido respetada por todos los que han pasado ante el Cristo de Medinaceli, o Rescatado, respetada por todos los habitantes de la ciudad de Villanueva del Arzobispo, menos por este hombre, que solo sabe manejar sus heces, y hay que ver lo que sabe hacer con ellas.

Yo personalmente te perdono, no quiero que el rencor llene ningún poro de mi alma, pondré el primer viernes de marzo tres monedas en su cepillo, y rezaré por ti y por tu familia, y pediré tres condenas para tu acto de profanación, que nos has mostrado a todos, y con ello, tu importante bagaje cultural, tu conocimiento, y tu valentía.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies