El Cirineo, 💙 Opinión

VOX miente sobre la prohibición de las procesiones

Jamás una afirmación realizada por un partido político local fue más fácil de desmontar. Ni siquiera las habituales sandeces de Pedro. Vox, a través de su cuenta oficial provincial en una conocida red social, ha afirmado, sin que, hasta el momento, a nadie se le haya caído la cara de vergüenza, que el Ayuntamiento de Córdoba está prohibiendo procesiones. Una afirmación que viene acompañada de un recorte de prensa con la noticia de la suspensión de la procesión de la Virgen de la Fuensanta y los habituales insultos que el partido suele regalar, con la elegancia que le caracteriza, a quienes tienen un pensamiento divergente. “Derechita cobarde” y “secuaces” son los dos regalitos que el community manager que gestiona la cuenta ha dejado para la posteridad.

Basta con recuperar el comunicado de la Agrupación de Cofradías difundido hace tan sólo unas horas para demostrar que VOX miente. El Ayuntamiento de Córdoba, y por ende el equipo de gobierno municipal no ha prohibido la procesión de la Fuensanta. La decisión, como se desprende con meridiana claridad del comunicado referido ha sido adoptada por el máximo órgano de representación de las hermandades cordobesas y el Cabildo Catedral. Decir que la prohibición ha sido perpetrada por el Ayuntamiento es mentir, sin matices.

Una mentira que vuelve a demostrar que hay quienes quieren utilizar a los cofrades para sacar rédito político, al precio que sea, tal vez pensando que los cofrades somos gilipollas. “Tras la reunión mantenida esta mañana entre el Cabildo de la Catedral de Córdoba y la Agrupación de Hermandades y Cofradías de Córdoba, se ha acordado no celebrar el traslado y procesión de Nuestra Señora de la Fuensanta Coronada, siguiendo las indicaciones vigentes de las autoridades sanitarias”, reza la nota. Saquen sus propias conclusiones.

Cualquiera que sepa leer es capaz de detectar el engaño con facilidad, por más que el ejército de fieles seguidores del partido verde se afane en retuitear la mentira y acompañarla de los habituales insultos que VOX regala, cada vez con más intensidad al Partido Popular y sus votantes, curiosa manera de intentar captar el voto, llamar cobardes a los potenciales votantes –hay quien podría pensar que directamente relacionada con su inexistente crecimiento en las encuestas-. Siempre he dicho que el grave problema de VOX no son sus dirigentes nacionales, algunos de los cuales son, en mi opinión, personas brillantes, sino en el deplorable nivel político de quienes ostentan cargos locales, particularmente en determinadas localidades como Córdoba (no ocurre así en Sevilla, por poner un ejemplo). Y una vez más, ha quedado demostrado.

Pensar, a estas alturas, que una mentira tan burda tiene alguna posibilidad de calar entre el electorado del Partido Popular se me antoja tan ridículo como la pretensión de que algún día, por estar camino y con estas tácticas, VOX podrá convertirse en partido de gobierno si no es de la mano precisamente de la misma formación política a la que se profieren insultos con una frecuencia que abochorna. Recapaciten… y no mientan.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup