Cruce de gallardetes, 💙 Opinión

Y cuando llegue la normalidad… ¿tú qué vas hacer?

La pasada Semana Santa, será recordada por todos, como aquella semana de Dios que no se pudo celebrar en las calles debido al Covid-19. Fue una semana de extrañas sensaciones y recuerdos que nos emocionaron al llegar la hora de la salida de nuestra Cofradía.

Estos días, nos dejaron también en las redes sociales, a una gran multitud de cofrades, que sentían anhelos de Semana Santa, que nos transmitían su amor desmesurado hacía sus titulares, que nos mostraban sus mejores instantáneas realizadas en las vísperas al día grande de su corporación y en definitiva, su manifiesta devoción y amor hacía su Cofradía.

¡Qué hermoso que en mitad de la tormenta muchos sintieran que Dios estaba en su barca remando! ¡Que valientes esos jóvenes que no se avergonzaban de ser de Cristo y manifestaban su fe mientras algunos renegaban del amor de Dios! ….teníamos todos tangas ganas de vivir nuestras Cofradías y Hermandades…. ¡éramos todos tan cofrades!

Ahora, en estos últimos días de primavera en los que podemos pasear al atardecer, recreándonos en la creación, muchas Cofradías y Hermandades están recuperando sus cultos hacía sus titulares. Muchas corporaciones de gloria, trabajan ya soñando sus cultos y procesiones y nuestras corporaciones penitenciales, continúan trabajando en el día a día de la misma.

En la esperanza de una nueva normalidad, yo me pregunto y le pregunto a todos esos cofrades que nos colapsaban las redes sociales durante las vísperas y días de Semana Santa ¿Y tú, que vas hacer? ¿Comenzarás a trabajar por tu Cofradía o Hermandad?

¿De qué te sirvió quedarte sin poder vivir una Semana Santa? ¿Te han dejados esos anhelos las fuerzas y ganas por implicarte más en tu cofradía? ¿Vas aprovechar esta experiencia o tu devoción va quedar en las 24 horas que dura una historia?

Cuando llegue esa normalidad, los grupos jóvenes, priostías, vocalías, grupos y en definitiva, nuestras corporaciones, esperan a esos devotos cofrades para continuar escribiendo líneas de fe y devoción.

Yo, particularmente, espero que esta experiencia que por desgracia hemos vivido, sirva entre otras cosas, para que el recuerdo y anhelo, se conviertan en ganas de trabajar por nuestras Cofradías y Hermandades. Como cofrade, espero la implicación de esos cofrades que tantas ganas tienen de que nuestras corporaciones vuelvan a las calles y a la normalidad, espero su trabajo y no su recetario, para que así, sepan lo que cuesta poner una corporación en la calle y estar al servicio de la misma y de los hermanos todos los días del año.

Cuando llegue la normalidad, nuestras Cofradías y Hermandades necesitarán más de todos. Quizás sea el momento de dejar de imaginar en la red social y trabajar en la vida real.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup