En mi Huerto de los olivos, 💙 Opinión

Y el día de la Inmaculada, llovió

Como cada 8 de diciembre, tenemos la festividad de la Inmaculada Concepción. Así el refranero español, que es bastante sabio, dice tal que así: “Lluvia en la Purísima Concepción, Lluvia en Carnaval, Semana Santa y Resurrección”

Y es de estas veces, que como que te da igual el refranero español. Como que no te molesta tanto, tal y como se avecinan las cosas que parecen que vienen próximamente.

Casi todos hemos leído ya la decisión que va a tomar Sevilla de cara la Semana Santa 2021. Y al saber como se esta cociendo el guiso pues tiene toda la pinta que va a doler un poco menos, cuando sea oficial la decisión adoptada por el organismo competente de la más que posible suspensión de la Semana Santa 2021.

Las perspectivas de que la pandemia nos va a dejar de nuevo sin otra Semana Santa son claras y evidentes. Pero no es menos verdad, que en la época de Adviento que nos situamos, es preferible, y mejor que nunca dicho, tener salud.

Sí, salud, y más aún con las fiestas que a todos y todas nos gustan disfrutar con unos y otros por doquier, acuérdense que después estarán de banquete con la familia más “allegada”. Y entiéndanme que allegada no es el símil que nos han dado nuestros políticos, que ven a la Navidad como el solsticio de invierno.

Aunque quieran cambiar la naturalidad de la fiesta navideña les será imposible porque la Navidad es la Natividad del Hombre más influyente de la historia de nuestros días. Y en este período los sentimientos más humanos suelen aflorar. Esperemos que sean para mejorar nuestras relaciones entre unos y otros, porque cuando menos te lo esperas el bicho de las narices llega y nos fastidia a ese familiar que no fui capaz de abrazar, de besar o simplemente de decirle esa palabra tan bella que algunas veces tanto nos cuesta decir.

Preparemos nuestros corazones para ser mejores personas y sobre todo en este año calamitoso que llevamos por culpa, primero de una pandemia brutal, después por culpa de unos dirigentes con pocas aptitudes -no digo que sea fácil manejar esta situación anómala- pero pienso que con más criterio profesional y no dejando las cosas a los vaivenes de la epidemia se podrían haber hecho mejor las tomas de decisiones. Sólo tienen que ver cuál es el número real de muertes que ha habido en nuestro país, escondido bajo unas manos que presupuestan con sangre de españoles libres e inocentes.

El poder vuelve a los hombres y mujeres locos de remate por no decir tontos de cabo y rabo. Mentirosos zafios que intentan esconder sus debilidades cuando salen a la luz en el momento que alzan un poquito su voz, resquebrajada de insultos y falsedades, que por mucho que quieran al final todos y todas nos daremos cuenta de similar engaño.

Yo aquí se lo dejo a ustedes, hagámonos todo un verdadero examen de conciencia, pero en todos los sentidos y aspectos. Que tengan un campo de ida y vuelta tanto en un lado como en el otro. No estemos siempre dispuestos de culpar a los demás sin mirarnos nosotros mismos.

Cambiando de tercio, a los que están tan aburridos y utilizan en su vana gloria, imágenes de nuestras imágenes sagradas, que respeten. Nosotros respetamos que no les guste ser católico o cofrade, viendo como son es mejor que no lo sean. O que sean igual de valientes con otras religiones y se mofen o zahieran de igual grado y manera. ¿Saben por qué lo hacen a los católicos y cofrades? Porque nuestra represalia es pedir respeto, en otras religiones la represalia es tomar venganza quitando incluso vidas.

Sean felices y extrapólenlo, no se lo queden solo para ustedes. Tengan cuidado con las fechas que vienen que parece que la segunda ola la empezamos a dominar, como para que venga la tercera. Sean consecuentes con sus acciones, por favor.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup