Cruz de guía, 💙 Opinión

¿Y las demás qué?

Hace escasos días tuvo lugar la ya anunciada creación de un órgano aglutinador de formaciones musicales de Semana Santa a nivel andaluz, también bautizado como «Consejo Andaluz de Bandas de Música Procesional», una noticia de gran calado y de inmensa felicidad para los que amamos la música procesional y la unidad de las bandas ante la crisis sanitaria, económica y estructural. Se trata del comienzo de un camino hacia la visibilización de uno de los colectivos con menos participación y presencia en las mesas de los organismos públicos cuyos.

Del primer encuentro sustentado por los cuatro consejos o asociaciones fundadoras se ha desgajado un documento suscrito por las bandas capitalinas de Sevilla, Málaga, Córdoba y Jaén, en el que se asienta la justificación para la fundación de un órgano de tal calibre suscribiendo la necesidad «de poner en valor el patrimonio histórico y sonoro de las formaciones musicales» entre otros argumentos similares. Pero el párrafo que realmente ha despertado mi curiosidad y desprecio a partes iguales, de ser así en adelante, ha sido el que reza lo siguiente:

«En ésta reunión se han sentado las bases de un nuevo órgano, que pretende aglutinar los intereses de las bandas de estas cuatro ciudades y de aquellas asociaciones que se irán incorporado a este movimiento de las distintas capitales andaluzas de manera progresiva»

Pero, ¿a quién pretende defender esta institución?¿Sólo a las bandas de las capitales?¿Y las demás qué? Si realmente pretendían que solo las capitales pudieran tener acceso a dicha institución, solo tendrían que haberlo puesto en la nomenclatura, «Consejo de Bandas Procesionales de las Capitales Andaluzas», ¿a quién quieren engañar?.

En Andalucía, la música procesional ha sufrido un crecimiento exponencial no solo en las grandes ciudades, sino también en los núcleos de población que no sobrepasan los 100.000 habitantes. Ciudades medias y pueblos que han visto como su Semana Santa y por ende sus formaciones musicales se han multiplicado y han conseguido superar los límites que parecían imposibles cincuenta años atrás. El caso de Linares o Úbeda que superan con creces el número de bandas en su haber de alguno de los consejos firmantes, no podrán participar en este necesario ente al cual, que si cumple lo designado en el comunicado, solo tendrán la posibilidad de acceder las formaciones musicales de las capitales. Ni siquiera Jerez ni sus prestigiosas agrupaciones podrían formar parte del Consejo Andaluz. Una ciudad que ha sido espejo en el que mirarse y que, si hoy en día no es fecunda en el número de bandas, la meritocracia alcanzada en formaciones como la de la Sentencia, al haber traspasado los bastos muros de la capital hispalense, quedarían en el ostracismo y sin reconocimiento por parte de las demás bandas.

La no rectificación de este punto por parte del recién nombrado «Consejo de Bandas de Andalucía», significaría darle la espalda a los méritos cosechados por formaciones nacidas fuera de las capitales provinciales, así como, al duro trabajo llevado a cabo por las mismas con el objetivo de superación, ambición e ilusión impulsor de bandas como Pasión de Linares, Angustias de Alcalá la Real o Lágrimas de San Fernando que las llevó a quebrar las mentes de aquellos que defendieron la idea de que una banda de «pueblo» no podría tocar en una capital. Sería realmente triste, si después de tanto esfuerzo solo se les ofrecieran a las formaciones musicales capitalinas la opción de participar de la vida diaria de este ente tan sumamente necesario hoy en día.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup