Advertisements
En mi Huerto de los olivos, Opinión

Y llegó, como llega siempre

Y llegó como llega siempre, hoy es Viernes de Dolores. Todo está preparado, todo está listo. Ya lo único que nos queda por hacer son perfilar esos detalles que hacen que cada año sea todo igual, lo mismo, pero a la misma vez sea diferente y distinto. Día de visitar imágenes, día de disfrutar de los Vía Crucis de las distintas hermandades que hoy lo celebran.

Túnicas colgadas en perfecto estado de revista, antifaces preparados para que alguien los habite unas horas, trajes negros colocados en orden, corbatas deseando que alguien las anude, medallas puestas con mimo en la mesita de noche, estampas en todos los lugares de nuestras habitaciones, marchas de fondo, un pebetero encendido y dispuesto a enamorar con su olor a incienso, papeles de estraza llenos de manchas, torrijas, pestiños, palillos de leche, galletas de coco de mi madre, todo preparado para ser degustado para cada uno. Cornetas relucientes como plata u oro, tambores limpios y listos para ser acariciados por baquetas, pañoletas colocadas con detalle, costales limpios y planchados con un exquisito esmero, fajas que parecen nuevas, mantillas recién sacada de sus cajas, la teja preparada para ser ubicada en la cabeza de una mujer preciosa, guantes, rosarios…

Las candelarias perfectas alineadas, deseando llorar su cera al son de una mecía. Faldones alegres de estar colocados en sus altares móviles de fe y catequesis. Llamadores esperando a su llamador. Jarras a falta de flor para engalanar a la Flor de las flores. Atributos ordenados y reglamentariamente colocados. Paquetes de incienso y carbón esperando un lugar donde fusionar su amor. Techos de palio colocados en lo más alto con sus doce amigos varales. Tocados colocados con ese esmero y arte de vestir a una Madre. Esa mariquilla, ese puñal, ese corazón que volverá a ser atravesado por una daga. Ese pañuelo suave para su mejilla. Canastillas llenas de caramelos y estampas.

Estampas que enamoran, estampas que hacen llorar, estampas que se besan, estampas que nos hacen recordar, estampas para los enfermos, estampas para los que no pueden salir a ver las procesiones pasar. Roquetes y esclavinas, inocentes y bellos sin igual. Primeros antifaces en caras sin maldad. Partituras esperando ser tocadas al azar. Recuerdos de aquellos que ya no estarán. Instantes que nos recordarán a aquellos que no están. Detalles duros y difíciles de poder encontrar en la poca tolerancia y solidaridad. Tarjetas de trabajo preparadas para cada cual. Repertorios de música, con marchas centenarias, esperando comenzar. Relojes de paso dispuestos a ser exactos en sus horarios al caminar. Inconvenientes que siempre saldrán.

Levantas al cielo que parecerán quedarse en el cielo y no volverán. Abrazos bajo una trabajadera difíciles de borrar. Ropas colocadas con un mimo sin igual. Abrazos, lágrimas, palabras de aliento que solo saben interpretar un corazón sincero y limpio de maldad. Oraciones de cada uno por multitud de sueños, deseos, esperanzas, de que sucedan en nuestras vidas para engalanar. Fiscales, diputados de tramo, diputados, deseando empezar. Nazarenos que tras un año se volverán a encontrar. Nervios y lágrimas a la hora de comenzar. Miradas pérdidas detrás de un antifaz. Cuentas de un rosario volviendo a rezar. Conciencias engañadas dispuestas a perdonar.

Hoy es Viernes de Dolores y la Semana Santa va a comenzar. Que repiquen campanas en el cielo cantar. Programas de mano dispuestos a regalar. Que grande ha sido la espera que llega ya. Una saeta dispuesta a cantar. Otra saeta deseando verte un año más. Esa saeta que nos hace llorar. Gargantas quebradas rezando al cantar. Silencio y respeto al verte caminar. Cantos religiosos que vuelvan a sonar. Que vivan nuestras tradiciones que otros quieren acabar. Respeto, tolerancia por cada rincón mostrar. Que grandes somos los católicos cofrades, mostrando al prójimo enseñando a amar. Si se olvida algo hay que saber perdonar. Vayamos con ganas de disfrutar de nuestra Semana Santa que queremos sin igual.

Todo preparado, todo listo. Y ahora lo más importante. ¿Lo estamos cada uno de nosotros? Sean felices y extrapólenlo, no sean egoístas y se lo queden solo para ustedes. Disfruten de la Semana más importante del año para nosotros.

Pd.- Vamos Pepillo, que tienes que estar.

Pd1.- Y la calle para la saga de los Sáez, p’acuando?

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies