El viejo costal, 💙 Opinión

Y mañana, Miércoles de Ceniza

Estamos en un extraño año de la marmota, adelantado 9 días, el año pasado fue Miércoles de Ceniza el 26 de febrero, este año 2021 lo será mañana, 17 de febrero, y aquí estamos nosotros sin ninguna posibilidad de salir de esta enrabietada y repetida angustiosa situación.

Y yo, como muchos de ustedes, sin pasos en las calles, sin cera, ni pabilos encendidos, sin incienso y sin flores, y para más mortal castigo sin música, silencio, absoluto, ni racheo de alpargatas, y siquiera una convulsiva tos bajo las gualdrapas, silencio, poderoso enemigo el silencio, mortal silencio, silencio en nuestros ojos, silencio en nuestro olfato, silencio en nuestra piel, silencio, silencio equiparable a la muerte para quien como yo ama con pasión una popular catequesis en forma de cortejo, y realizando su estación de penitencia.

Clamo a gritos mi necesidad de ver, participar, y disfrutar de nuestro modo de una buena Estación Penitencial, por cualquier calle de Córdoba, ya no me importa ni siquiera el entorno, ya cualquier calle es buena, me da igual ancha o estrecha, con solera o sin ella, me muero de ganas de ver al Señor y a la Señora, portados sobre serviciales cervices de abnegados costaleros, hombres que desprecian su dolor, y si llegase a ver esto rellenaría este vacío que desde el año pasado perfora mi alma.

Cualquier paso, me alegraría, aunque solamente fuese una cruz de guía, un estandarte, una bandera, un “bacalao”, o una bocina, cualquier elemento insignificante de la Estación de Penitencia, sería suficiente para saciar mi sed tras la cuaresma que mañana empieza.

¿Podré soportar un año más sin ti, sin las estaciones de penitencia de mi Semana Santa? Es un auténtico martirio, y… pero, esto es lo que necesito, esta es mi cruz de este año, silencio, ceguera, insensibilidad, muerte de todos y cada uno de mis sentidos, ¡Ahí está repetida esta penitencia anual!

Hemos de mantenernos en silencio, esperando que sean los poderes civiles los que den el paso para suprimir las salidas procesionales de las hermandades, dicen que nuestro obispado no emitirá decreto alguno en este sentido, así al menos creo que lo comentó el Reverendísimo Obispo de Córdoba en la Asamblea de Hermanos Mayores de hace uso días.

Y en medio de esta sinrazón todos esperando, esperando lo que sabemos será inexcusablemente necesario, la comunicación de la desagradable noticia, “este año tampoco será posible”.

Vamos repitiendo este desagradable año de la marmota, esperando, y desolado llego a ver con lágrimas en los ojos, hablando de la variante de Kent de este malvado virus, «va a arrasar el mundo, con toda probabilidad», dijo a la BBC Sharon Peacock, directora del Consorcio de Genómica Covid-19 del Reino Unido, en unas declaraciones recogidas por Reuters «Una vez que hayamos controlado el virus o que haya mutado para dejar de ser virulento, es decir, para causar enfermedades, podremos dejar de preocuparnos por él. Pero creo que, de cara al futuro, vamos a seguir haciendo esto durante años. En mi opinión, seguiremos haciéndolo dentro de 10 años».

No creo que tenga fuerzas para soportar 10 años más de la marmota, vamos a iniciar nuestra cuaresma, y confiar nuestro destino a Dios.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup