Andalucía, El Capirote, Opinión, Portada

12 meses, 12 noticias que marcaron Andalucía en 2022

A lo largo y ancho de la comunidad se han sucedido acontecimientos que han marcado un año al que tan solo le quedan unas horas para que sea historia. Algunas han llegado a trascender más allá de sus fronteras, teniendo un eco mayor del esperado. Para quien suscribe, a continuación, doce noticias que ya forman parte de los anales del universo cofradiero.

Enero – El primero del año

El Cristo de la Buena Muerte de la Hiniesta volvió a ser el protagonista del primer Vía Crucis del año en Sevilla. Era un signo más de que todo iba volviendo a tomar forma. La imagen visitó los conventos de Santa Paula y Santa Isabel y la capilla de los Servitas. Era el sábado 29 de enero y, acompañado por la multitud, todo parecía volver a ser como antes.

Febrero – La Virgen de Araceli por las calles de Córdoba

El 13 de febrero la Virgen de Araceli visitaba la ciudad de Córdoba. La patrona del campo andaluz fue procesionada en el trono de romería, sin templete, portada por la cuadrilla de santeros. Desde la parroquia de San Francisco y San Eulogio llegó hasta la Mezquita Catedral. Acompañó musicalmente la sociedad Didáctico Musical Banda de Música de Lucena. Días más tarde, el 19 y 20 se celebraron unas jornadas de puertas abiertas en el Camarín del Real Santuario con la exposición de la sagrada imagen.

Marzo – Vía Crucis de la Agrupación de Cofradías

Este 2022 culminaron los actos y cultos con motivo del centenario de la Agrupación de Cofradías de la ciudad de Málaga. Como acto principal, la celebración del Vía Crucis extraordinario que contó con la participación de catorce titulares cristíferos de las distintas cofradías de la capital de la Costa del Sol. El primer sábado de Cuaresma, 5 de marzo, se desarrolló el acto, rezándose las distintas estaciones en la Santa Iglesia Catedral. Contó por primera vez con la salida del crucificado de la Victoria de la hermandad de Santa Cruz.

Abril – La Semana Santa de la nueva normalidad

Se abrían las puertas de una Semana Santa como la imaginábamos desde hace dos años. Por hacer acto de aparición hasta regresó la lluvia en algunas jornadas. Volvió a hacer retrasos, cruces, problemas de horario. Temas que durante dos años no habíamos vuelto a abordar ni a presenciar volvieron a hacer acto de presencia. La cera volvió a ser la piel de la ciudad, el incienso, la música y los recuerdos hicieron el resto. Volvimos a reencontrarnos con nuestra Semana Santa, tan esperada que por fin pudo hacerse realidad. Más allá de las crónicas quedó lo realmente importante: la celebración de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús.

Mayo – La Virgen del Rocío en Almonte

Desde agosto de 2019 la Blanca Paloma se encontraba residiendo en Almonte. El domingo 22 de mayo se produjo la procesión por la localidad, mientras que el domingo siguiente fue trasladada al santuario con las galas de Pastora. Poco quedaba ya para vivir un nuevo Lunes de Pentecostés que nos devolviera la normalidad en el Rocío.

Junio – Rocío inesperado

La romería del Rocío tras la pandemia congregó a multitud de fieles. Pero la rotura de uno de los travesaños provocaba el regreso al santuario tan solo tres horas después del salto de la reja. Después, la hermandad matriz reconocía debilidades en la estructura del paso. A pesar de las polémicas, que volvieron a girar en torno a quiénes tenían la culpa de que se hubiera roto un banco del paso, por encima de todo volvía a ponerse de manifiesto el amor que se tiene hacia la Reina de las Marismas.

Julio – Coronación canónica de la Virgen de los Dolores

El 23 de julio se coronaba canónicamente la imagen de la dolorosa sanluqueña. Tras el cese de los actos, motivados por la pandemia, julios se revestía en la ciudad de un aroma de antaño, y nos regalaba una tarda de jazmines y nardos en pleno verano. La corporación subrayaba además que el acontecimiento casaba a la perfección con los actos conmemorativos del V centenario de la primera vuelta al mundo, ya que este hecho propició que muchos territorios acabaran siendo evangelizados. La coronación contó con una destacada obra social en cuyo epicentro se encuentran los más necesitados.

Agosto – En 2022 se produjeron varias coronaciones canónicas. En mayo tuvo lugar la de la Virgen de Escardiel, en Castilblanco de los Arroyos, en julio asistimos a la de la Virgen de los Dolores de Sanlúcar de Barrameda y en agosto a la de la dolorosa de las Penas, del gaditano barrio de la Viña. Ya en octubre fue la de la Virgen de la Fuensanta de Alcaudete, en Jaén, y la de la dolorosa de la Paz y Esperanza en Córdoba. En agosto, en la víspera de la Asunción, Cádiz se vistió de gala. Se convertía la hermandad en la primera en tener a dos titulares marianas coronadas. Una jornada que supo a tarde de primavera.

Septiembre – Procesión Magna de Antequera

Ha habido procesiones magnas por prácticamente toda la geografía. Desde Cádiz hasta León pasando por Vélez-Málaga, Puente Genil, Almería o Sanlúcar de Barrameda. Por no hablar de las procesiones extraordinarias, como las cinco que tuvieron lugar en Sevilla. Pero la de Antequera destacó especialmente si nos atenemos al impacto que causó. Conocíamos su patrimonio, la singularidad de sus tronos… Vivir un acontecimiento histórico así nos redescubrió aún más cómo Antequera vive su Semana Santa. Con motivo de la celebración del centenario de la coronación canónica de Nuestra Señora de los Remedios, patrona de la ciudad, la magna procesión contó con la participación de las imágenes marianas de Pasión y Gloria. También estuvieron presentes Santa Eufemia y el Señor de la Salud y de las Aguas. Los bordados dobles de las bambalinas o las peanas de carrete no pasaron desapercibidos para los numerosos cofrades que se acercaron. También fueron muy comentados los bordados de los mayordomos. Y cómo no, la belleza de las dolorosas del Socorro, la Paz, Dolores o Soledad.

Octubre – Una obra cumbre

El 15 de octubre la hermandad de la Humildad y Paciencia asistía a la bendición de una imagen realizada por el escultor José María Ruiz Montes. Una soberbia escultura que viene a remarcar el esplendor que se vive en Andalucía con imagineros de la talla del malagueño. La espera mereció la pena. Se cumplía el sueño de muchos hermanos, pero también se escribía con letras de oro la inclusión de una nueva obra de innegable calidad en el inigualable patrimonio artístico sacro con el que cuenta Andalucía.

Noviembre – El regreso de la Morenita

En octubre se produjo la esperada bajada de la Virgen de la Cabeza a Andújar, siendo la última vez que estuvo en la ciudad en noviembre de 2009. Trece años sin que su pueblo la tuviera entre ellos. Permaneció desde el 22 de octubre hasta el 5 de noviembre. El motivo de su visita, más que justificado, la acción de gracias por su intercesión y protección durante la pandemia que nos asoló. Tras residir en el templo de Santa María la Mayor retornó a su santuario acompañada por cientos de fieles.

Diciembre – Bajo la Esperanza

El último mes del año nos volvimos a acoger a la Esperanza. Multitud de dolorosas expuestas en besamanos que nos reencontraron con infinidad de recuerdos. Antes de su onomástica, el 10 de diciembre Córdoba regalaba un último sueño a los cofrades. La tarde del segundo sábado de Adviento María Santísima de la Esperanza era trasladada a la parroquia de Santa Marina de Aguas Santas dentro del marco de las celebraciones que se producían con motivo del septuagésimo quinto aniversario de su bendición. Volvía al templo donde en 1939 se fundaba la corporación, y donde se bendijeron las dos imágenes titulares.