Advertisements
Opinión, Racheando

1936 – 2018: Removiendo la tierra del pasado

19 de julio de 1936

La mañana se levanta oscura, como si las cenizas de los incendios que asolaban la ciudad no quisieran irse, el sol apenas atraviesa las nubes de humo, España está en llamas, pero también lo está mi casa. Por parte de padre han tenido que esconderse, al menos hasta que la Guardia Civil pueda venir a controlar las columnas mineras que han asaltado el cuartel a golpe de dinamita. En esa columna está mi bisabuelo por parte de madre, pero no han causado muertos, es un minero que cree en la República, aunque no en ésta que años antes le había mantenido encarcelado por sus ideas. Muchos de sus compañeros han querido dinamitar la Iglesia, otros, han asaltado la gasolinera para hacer una pira con todo lo que hay dentro de la Iglesia, pero mi bisabuelo, entre otros, les ha quitado la idea de la cabeza al ver el daño que podían causar. No es hacer daño por hacer.

19 de julio de 2018

Aunque este relato anterior podría haber sido escrito en el año 1936, lo escribo yo porque a lo largo de mi vida he conocido la verdadera historia de mi familia.

Las nubes de humo y ceniza que no provocaron las imágenes sagradas de las Hermandades y Cofradías de la ciudad, están siendo provocadas desde Madrid y Sevilla queriendo remover la tierra que rodea las tumbas de unos y otros que hace 82 años lucharon en una guerra fratricida que no condujo a nada más que una dictadura que más hambre provocó.

Hoy, aquellos que se consideran herederos de la República – sin conocerla – atacan al bando que ganó una guerra sin ganar un país, mediante el miedo, el único oasis democrático es aquello que querían quemar y destruir en el 36 y es lo que más quieren destruir en 2018 intentando legitimarse en no se que mandato del pueblo, el mismo pueblo que acude masivamente a cada procesión organizada por el “enemigo público número uno”.

Han buscado un enemigo que entrega su Caridad a los que poco o nada tienen. Que mantienen familias mediante alimentos, techo y ropa, mientras que los que buscan eliminar estas hermandades de fe y solidaridad, usan su poder logístico y estructural para buscar fondos para alcanzar el poder, única y exclusivamente. Cuando lo tienen, sólo piensan en remover a los muertos que aunque hicieran daño hace 82 años, hoy poco pueden hacer. No hay más justicia social para ellos que buscar la venganza, después, su Dios verá, aunque sean los más ateos.

En España hay más emergencias sociales, el precio de la luz – que muchos no pueden pagar y viven en la más absoluta pobreza energética -, los excesivos impuestos, las leyes que persiguen al robagallinas y dejan libre al robabancos. Los muertos ya no hacen daño, ni si quiera lo que representan.

Yo quise desenterrar a aquel hombre que no quiso que quemaran las Iglesias, ni quiso hacer daño por hacer, pero su hija, mi abuela, dijo que no quería remover esa tierra, solo quería saber donde estaba, para poder llevarle flores. Fue asesinado en el frente, por aquellos que quiso defender y luego fueron vencedores.

Yo soy de los auténticos herederos del sufrimiento que una tumba anónima o con nombre ha causado y soy cofrade de varias penitenciales de toda España. Soy bisnieto de un minero, sindicalista y compromisario electo en las Cortes de 1936 por el PSOE para elegir al Presidente de la República, soy nieto de una mujer huérfana desde los 7 años, que por ser hija de republicano padeció hambre, desprecio y dolor. Y, si ella no quiso remover el pasado porque hay cosas más importantes, ¿en nombre de quién se creen los republicanos de hoy en día que buscan cambiar a los muertos de sitio? ¿Por qué buscan la destrucción de las hermandades que tanto hicieron por el pueblo que ellos abandonaron?

El ego es lo que les mueve, no la justicia histórica o social. Sólo el poder es lo que buscan, y ahora, tras conocer mi historia, atáquenme y critíquenme sin piedad. Pero si lo hacen, es porque saben que es verdad.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: