A pulso aliviao, Opinión

73.000 nazarenos, un récord… ¿Sin límite?

Esta mañana se han conocido, a través de un diario local, las cifras oficiales de los nazarenos que saldrán en la próxima Semana Santa … Y ojo, la cantidad asusta.

Serán nada más y nada menos que 73.000 criaturas las que harán Estación de Penitencia bajo el antifaz, la cifra de nazarenos más alta de la historia en la capital andaluza y posiblemente en todo el globo terráqueo. Ahí es nada.

Son unos números que casan perfec-tamente con el tema estrella de la Cuaresma: La limitación de nazarenos. Ése debate ha protagonizado tertulias, reuniones, noticias, charlas … Confirmando la preocupación lógica ante un problema con mayúsculas a nivel logístico, temporal, espacial y urbanístico.

No obstante, hay personas que se han alegrado notablemente de que ese número de capirotes vaya de la mano del mantenimiento de las papeletas de sitio en comparación a los niveles de 2019.

Dicho de otro modo, las grandes hermandades no tienen un aumento desproporcionado de nazarenos; y por ello la subida general es asumible para una Semana Santa que aprieta para que no salten las costuras.

No nos paramos a pensar, sin embargo, en esas filas de nazarenos que pasan de cuatro en cuatro por la carrera oficial; los retrasos en los horarios y la propia comodidad tanto de los integrantes del cortejo como de los espectadores.

Hablamos por ello de la mayor concentración de nazarenos en apenas 7 días, que es un hecho para celebrar pero también para preocuparse.

El consuelo no puede ser que cofradías como la Macarena no hayan llegado a los 4000 nazarenos, la hermandad corra más en su tránsito por Campana o se agrande la carrera oficial (cosa que por cierto nunca sucederá a menos que haya consenso e interés, requisitos de los que se carecen en estos días.

Por ello hay que estar muy alegres por el récord obtenido en esta Cuaresma, pero sin olvidar que la Semana Santa sevillana necesita una medida definitiva para ser lo que siempre hemos conocido. Y si eso implia limitar los nazarenos, habrá que pensarlo y tenerlo en cuenta para las décadas venideras.