Cruce de gallardetes, Opinión

A las puertas de una nueva cuaresma

Último domingo del tiempo ordinario antes de que dé comienzo el tiempo litúrgico de cuaresma. Parecía que nunca llegaría, pero está aquí, a las puertas de nuestros corazones, para transformarlos y que estos, sean capaces de resucitar a una nueva vida cuando en la noche más santa, Cristo resucite de entre los muertos.

Esta cuaresma no es una más, esta cuaresma es la de la luz, la de la esperanza y la de los sueños por cumplirse. Esta es la cuaresma que ansiábamos en que terminaría con la cruz de guía de las corporaciones de la “Borriquita” por las calles de nuestras ciudades. Es la cuaresma que cuando termine, nos devolverá las procesiones a nuestras calles y plazas. En definitiva, es nuestra cuaresma ¡bendito tiempo!

Han sido años difíciles, meses de incertidumbre, de anhelos y carencias, por eso hoy, desde cruce de gallardetes, quiero que mis palabras sirvan para que estos días que estamos a punto de comenzar, los vivas intensamente. ¡Si, cofrade! Es el momento de recuperar tantas cosas; noches de ensayo, de hacer vida en las calles, de tertulias interminables, de cultos, actos, pregones, de reencuentros y de volver a revivir emociones.

Esta es nuestra cuaresma hermano cofrade, la que hemos anhelado, por eso te digo que te levantes de tu sillón, que salgas de tu zona de confort y que vuelvas a vivirla con la intensidad de siempre. Es el momento de la piedad, de la reconciliación, de encontrarnos con Cristo y de salir con Él a nuestras calles. De ti depende escribir juntos esta bonita historia cofrade.