Cruz de guía, Jaén, 💙 Opinión

¿A qué esperamos?

Han pasado apenas dos días desde que se hiciera oficial la suspensión de las salidas procesionales en la provincia de Jaén, dos días de una decisión ya conocida desde hace tres meses. Tres meses para estructurar/organizar algún evento, algún acto, algo que reavive la ilusión de los fieles y cofrades. Un tiempo precioso perdido para poder revocar esta difícil situación en una de las provincias más castigadas por el paro y por la pandemia. Pues bien, no hay nada. Ni en las principales ciudades del territorio ni en los pueblos se conoce ningún tipo de iniciativa. La capital ni ha especulado ni se espera que especule, el inmovilismo reina en una ciudad que cuenta los días para dar comienzo a la cuaresma sin ningún tipo de proyecto, celebración, acto, exposición, llámelo «X», a parte del Vía Crucis de Hermandades en el interior de la catedral.

Podemos decir lo mismo de Linares que inmersa en continuas protestas por la situación socio-económica de la ciudad, no se ha pronunciado tampoco sobre cual será el devenir de la próxima cuaresma y Semana Santa, ni siquiera lo ha hecho con respecto al acto inaugural de la misma, el tradicional Vía Crucis de Hermandades y Cofradías. A la par se sitúan las ciudades de Úbeda y Baeza.

¿A qué esperamos?. ¿Tenemos que volver a recordar que somos una de las provincias más pobres y con más paro de España? o ¿intentamos organizar algo bonito que avive nuestra ilusión y salve el trabajo de muchas personas?. Sé perfectamente de la imposibilidad de la realización de grandes concentraciones, ni de la convocatoria de actos que generen un alto arraigo popular, pero también hay que entender que gran parte de nuestro pueblo se nutre de estas fiestas, y no por ello estoy diciendo que deberíamos proceder a calzar pasos a diestro y siniesto, no, algo que deseché en anteriores artículos, sino que necesitamos un revulsivo que nos devuelva la ilusión y nos extraiga de esta espiral de negatividad en la que vivimos. Creo que cualquier evento, una exposición, una veneración, un concierto de nuestras bandas al aire libre, no se, miles de posibilidades habidas y por haber podrían suscitar ciertos beneficios mentales, sociales o económicos, solo hay que observar al resto de provincias que ya han sacado la cabeza del agujero para poner en alza el valor de nuestras tradiciones y no por ello desvirtuarlas, sino con el objetivo de prestar un servicio a la gente que vive del comercio y la hostelería, así como, a las personas que pasan en sus casas gran cantidad de horas esperando que remita esta tercera ola de esta maldita enfermedad. Tenemos que hacerlo por nosotros y por ellos.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup