Cruz de guía, 💙 Opinión

¿A quién tenemos metido en las Cofradías?

Ha sido una semana movidita en cuanto al ambiente político respecta, el debate político de las elecciones madrileñas acaecido en cierta emisora de radio ha desatado la ola de comentarios y opiniones vertidas en las redes sociales que gozan de barra libre cuando se trata de palabras del pensamiento único español. El orbe cofrade también ha tenido su capítulo de opiniones surtidas con respecto a esta situación lo que me ha hecho reflexionar sobre qué tipo de personas copan las filas de un ente religioso como las Cofradías.

Está claro que el mundo cofrade ha seguido los pasos de la globalización del mundo y de que existen infinidad de ideologías repartidas por el interior de nuestras Hermandad, pero sí es verdad que está creciendo un sesgo de personas que apoyan a partidos de ciertas ideologías anticlericales que se están afanando en cambiar el punto de mira de los problemas que afectan a las Hermandades a su único enemigo público; la Iglesia. Prueba de ello se muestra en el eje creado entre cierto portal sevillano de información y opinión cofrade y algunos periodistas cofrades y jartibles de la ciudad de Málaga que alegan su afinidad a partidos que odian a las Cofradías y que buscan el momento oportuno para atacar a todo lo que representan. Han leído bien, Málaga, esa ciudad que vio como en el 1931 quemaban todo su patrimonio cofrade y eclesiástico de forma viral en unos repulsivos hechos que algunos parecen haber olvidado, y que fueron incitados por esos mismos a los que defienden en sus redes sociales sin pararse a pensar que el día que sus queridos políticos hagan acto de presencia al frente de los mandos consistoriales, autonómicos o estatales no van a vivir ni una ni dos Semanas Santas en blanco, sino infinitas que sumergirán en el oscuro abismo del olvido a todo el orbe cofrade del que no habrá marcha atrás. Aquellos que nos llaman «sacamuñecos» o «fanáticos religiosos» porque son incapaces de comprender nuestras tradiciones de religiosidad popular, aquellos que buscan ínfimamente acusar a la Iglesia de incitar al odio. ¿A esos los van a defender? Mírenselo bien porque a la hora de la verdad no serán ellos los que abracen nuestras tradiciones ni los que nos defiendan ante sus perros, o sino tiempo al tiempo.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup