Cruce de gallardetes, 💙 Opinión

¿Acaso alguien perdió la esperanza en ellos?

Hace pocos días, se hizo viral en las redes sociales y prensa morada, las fotografías de un grupo de niños con una cruz de mayo por una céntrica calle de la capital hispalense. Dicha instantánea, se extendió a la velocidad de la luz por diferentes lugares, dando pie a múltiples comentarios, acogiendo la mayoría de la gente la misma con cariño y dejando leer en los comentarios frases como: no está todo perdido, hay esperanza.

Ese sector agorero cofrade, que ve esta pandemia como una tumba para ciertos aspectos del mundo cofrade, en múltiples ocasiones manifestó que uno de los problemas que tendrán nuestras corporaciones cuando digan de salir a las calles será el recuperar a nuestros niños y adolescentes en los desfiles procesionales y vida de hermandad. Muchos de estos niños no han salido aún de nazarenos y otros, no están viviendo esos tiernos recuerdos que deja la infancia cofrade y que marca para toda la vida, amén de aquellos que están ese cambio de sus vidas entre la niñez y adolescencia y que se cree que no participaran en nuestras procesiones.

Frente a estos nubarrones oscuros que algunos hermanos cofrades sitúan encima de nuestras corporaciones, creo que la fotografía que vimos el otro día, es una manifestación más, de que nuestros niños y adolescentes, tienen las mismas ganas de recuperar el culto público que los adultos.

¿Acaso alguien perdió la esperanza en ellos? ¡Yo particularmente no! En estos tiempos de pandemia, hemos soñado de la mano, aguardando la salida de nuestras Cofradías. Ellos también han pasado una Semana Santa frente al televisor viendo procesiones de años atrás y la semana de pasión del presente año la han vivido con la medalla de su corporación al cuello visitando sus capillas y templos.

¿Acaso alguien perdió la esperanza en ellos? ¡Yo no cofrades! ¿Cómo perder la esperanza en ellos si han dibujado y coloreado nuestra mayor pasión? Durante estos meses duros, han sido muchas las iniciativas dirigidas a ellos como concursos y hubo una alta participación, dando pie a su creatividad de diversas formas, tanto por iniciativa propia, como sumándose a la de nuestras corporaciones.

Ahora, muchos se sorprenden porque han salido con una cruz de mayo, pero en mi opinión, ellos han estado desde el primer minuto con nosotros y aunque en su cabeza también rondan muchos interrogantes, a buen seguro, cuando nuestra cruz de guía salga a la calle, ellos estarán en el primer tramo más presentes que nunca y llevando la fe heredada por bandera.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup