Cruz de guía, 💙 Opinión

Adiós Magna

Se consumó lo predicho. El acontecimiento más multitudinario de cuantos componen el prolongado programa de actos del Centenario de la Agrupación de Hermandades y Cofradías de Penitencia no tendrá lugar en el mes de septiembre. Un secreto a voces que ha confirmado el ente agrupacional por no contar con «las garantías suficientes para su celebración». Aún así, y tal como lo narramos ayer en este medio, el propio organismo malagueña no ha propuesto una fecha exacta para su efectuación, sino que, por el contrario, ha confirmado la necesidad de reunirse en el mismo mes de septiembre para valorar la inestable situación.

Se trata de una solución lógica, puesto que la característica intermitencia de golpes que está proporcionando la pandemia en poco espacio de tiempo hace inviable designar una fecha concreta. Asimismo, hay gente que se cuestiona el porqué de esta precipitada decisión, aún cuando faltan dos meses y observando la fluctuación de la incidencia. Pues bien, es cierto que la determinación de posponer el acto con mucho tiempo de anterioridad puede ser precipitada en un profundo pensamiento idílico de una repentina recuperación sanitaria, pero es totalmente verídico afirmar, también, que diseñar un acontecimiento de tales características necesita de una fuerte logística y un movimiento de masas constante que copen los preparativos y ensayos pertinentes.

Otra de las grandes cuestiones que surgen es si la propia Agrupación debería dar por finiquitado el evento, por lo menos para este año. Quizás sea el interrogante más lógico. Y es que examinando el recorrido que ha tomado la pandemia durante estos últimos seis meses, se antoja inviable concelebrar un acto de inmensas proporciones en una fecha ya cercana al invierno; tiempo de constipados, gripes o neumonías, que acrecientan la probabilidad de transmisión del virus, por no hablar también de que la posibilidad de precipitaciones durante los meses de otoño asciende considerablemente.

Lo que sí está claro es que Málaga ha dicho «Adiós» a la Magna para el fin de la época estival y muy probablemente lo dirá para el resto del año. Un año que , de igual manera, ha acontecido con muchas dificultades y en el que se han visto los primeros brotes de Hermandades en las calles y que esperemos que constituya el inicio de la recuperación cofradiera de nuestra tierra.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup