Advertisements
El Respiradero, Opinión

Admítelo, el verano se creó para hablar de cofradías

Primero, no te avergüences de esta locura crónica que lleva a tu pensamiento a una serie de momentos que se concentran en una semana. Asúmelo. La quieres con locura. Y no vale que te escondas de los impertinentes ataques de aquellos que con satisfacción gritan: ¡Deja de escuchar marchas que estamos en verano! ¡Dónde vas, si todavía falta mucho para Semana Santa! Ay amigo, tú que sueles ser el capirotero de turno que cuando llega la cuaresma te crees que eres el que más sabe de esto, cuando ahora con tus comentarios, demuestras que no te has enterado de nada.

En verano casi se suele hablar más de cofradías que en cuaresma. Y es normal. Las vacaciones han dado espacio a largas horas de verano que se prestan al análisis de temas cofradieros. Atrás quedó abril, mayo, junio, feria, corpus, exámenes finales, trabajo; quitando horas que impedían que expresaras todo aquello que viviste en una semana. Y necesitabas sacarlo de dentro. Como un niño enamorado grita a los cuatro vientos el amor de su vida.

Esta época se presta a eso. A ir a la playa y al campo al son de marchas. Sí, llámanos frikis. Pero entiende que para nosotros lo que tú colocas en una época del año, es atemporal. Largos paseos por la playa analizando la última estación de penitencia. “Hay que ver que desacertada estuvo aquella marcha en tal revirá”, “Este año fulanito se va a presentar a tal palio”, “Veremos a ver si después de verano tenemos dos candidaturas en las elecciones”.

Y es que el verano es el culpable de todos estos movimientos de bandas que os traen locos en los últimos días. Ingenios ¿qué hermandad se reúne con el calor de julio en una sala para tomar decisiones? Es ahora cuando las hermandades toman las determinaciones más importantes. Horas y horas. Vasos y vasos. Al fresco de una terraza. El reloj no existe y el cuerpo se relaja. Es el momento para analizar toda la cofradía, dar veinte vueltas a tal tema… y en unas horas has cambiado la hermandad.

En el estío las marchas suenan mejor. Tienes más ganas de ser costalero. Incluso ves más pasos. ¡Bendita seas Virgen del Carmen que cada día sales en un punto de Andalucía, San Eutropio de Paradas, Santa María Magdalena de Arahal, Santiago de Aznalcázar, Santa Ana de Dos Hermanas, Santa Marta de Los Morales, Nieves de olivares, Virgen de los Reyes, Asunción Gloriosa de Cantillana, San Bartolomé de Umbrete!

El verano se creó para hablar de cofradías. Admítelo. Tú que llegas a la playa para buscar si este año está nosequién, aquel que el verano pasado en la orilla te dijo que era de tal hermandad y costalero en aquél paso. Tú, jartible como yo, ves a los que son como nosotros en la playa. Los ves de lejos. Te conoces las hechuras. Y el andar… ¡Porque como tú se marca el andar marcado de un paso! Jartibles que en verano te acompañan y hacen más liviana la espera de unos días que como el verano enamoran.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies