Córdoba, 💜 De Cerca

Ana Infante de la Torre: «Ha sido un placer restaurar al Cristo de la Vera Cruz de la Salud de Puerta Nueva, es de una gran calidad artística»

El nombre de Ana Infante de la Torre no requiere de excesivas presentaciones; es perfectamente conocido por el mundo cofrade, merced a las recientes restauraciones realizadas sobre imágenes de la carga devocional del Cristo del Remedio de Ánimas o Nuestra Señora Madre de Dios en sus Tristezas, si bien su impresionante e inabarcable curriculum abarca muchas otras áreas que trascienden de la restauración de imaginería. Licenciada por la Facultad de Bellas Artes de Sevilla (Santa Isabel de Hungría), en la especialidad de restauración, ha cursado estudios en la Escuela de Artes aplicadas y Oficios artísticos «Mateo Inurria» y actualmente se encuentra realizando la Tesis Doctoral dentro del Departamento de Historia del Arte, Arqueología y Música de la Facultad de Filosofía y Letras, de la Universidad de Córdoba, bajo de dirección de D. Francisco Cosano Moyano. Este viernes, desvelará en una conferencia todos los pormenores de la restauración acometida sobre el Cristo de la Vera Cruz de Puerta Nueva, uno de los muchos trabajos que actualmente llenan su intensísima agenda.

Entre los números proyectos que está desarrollando se encuentran la restauración de dos obras pictóricas de Valdés Leal, propiedad de las Hermanas Hospitalarias de Jesús Nazareno de Córdoba, la de la Peana de Nuestro Padre Jesús Nazareno de Lucena o la de cinco tapices del Obispado de Córdoba del siglo XVII, por citar solamente algunos ejemplos, así como la redacción de proyectos para la restauración de la Iglesia de Jesús Nazareno de Córdoba (Arquitectura Lignaria, pintura de caballete de gran formato, pintura mural (autor Antonio del Castillo) y elementos singulares), por encargo de las Hermanas Hospitalarias de Jesús Nazareno, el Molino de la Albolafia o el Camarín Barroco de la Iglesia Parroquial de la Inmaculada Concepción de Santa María Madre de Dios de Torredonjimeno, reiteramos, por mencionar algunos de ellos. Una labor intensa, devocional y vocacional que queda plasmada en las interesantes reflexiones formuladas para Gente de Paz:

― Ha intervenido multitudinarias obras de arte y además muy diversas. ¿Qué le queda por hacer?

Una pregunta complicada. Me queda por hacer TODO. Como bien dice hemos intervenido alguna que otra obra, desde fábrica vista, cerámica, madera (policromada y sin policromar), pintura (mural y de caballete), yesería, azulejería, metales, papel, etc. A medida que pasan los años, vas cogiendo más experiencia pero al mismo tiempo, vas tomando conciencia de lo mucho que te queda por hacer y aprender.

“Siempre que me enfrento a la restauración de una obra de arte es un reto nuevo”

― Entre 2014 y 2015 restaura la imagen de Nuestra Señora Madre de Dios en sus Tristezas, una obra de gran devoción. ¿Esto le impone o llega un momento en el que se enfrenta a la restauración con la seguridad que le da el tener una trayectoria tan dilatada?

Siempre que me enfrento a la restauración de una obra de arte es un reto nuevo, ya que nunca una obra es igual a otra aunque lo parezca. La palabra imponer no sería la correcta en este caso, más bien RESPETO.

― Restaura también al Santísimo Cristo del Remedio de Ánimas, otra obra con miles de devotos. ¿Se encontraba la imagen en buenas condiciones o debía de haber sido intervenida con anterioridad?

En este caso, pienso que el Santísimo Cristo del Remedio de Ánimas se restauró cuando él quiso que se hiciese.

“En general la policromía del Cristo de la Vera Cruz se encontraba en buen estado”

― ¿Qué nos puede contar de la restauración del Cristo de la Vera Cruz de la Salud de Puerta Nueva?

Ha sido un placer restaurar esta imagen, ya que es de una gran calidad artística. Una imagen de tamaño académico. Se han consolidado los distintos estratos, retirando tanto el repinte, suciedad como los barnices oxidados, etc. En general la policromía se encontraba en buen estado, algunas pérdidas y levantamientos, pero se ha podido recuperar el 100%. El viernes si Dios quiere expondré en qué ha consistido la intervención.

― Dentro de la restauración de arte sacro, ¿es la pintura mural la gran olvidada? Suele ser habitual que queden en un segundo plano en no pocos espacios religiosos.

Yo creo que no es que esté olvidada. La pintura mural casi en la mayoría de los casos, se suele intervenir cuando se actúa en la arquitectura que la sustenta, puesto que se encuentra ligada a ella; a una construcción que forma parte consustancial del edificio, constituyendo un elemento ornamental y de sustentación. Es un tipo de pintura bidimensional condicionada por los paramentos arquitectónicos que actúan de soporte.

― También ha dejado su impronta en el campo de la arqueología. ¿Cuáles son los males que más acechan a este campo?

En el caso de la conservación de restos arqueológicos, los factores que intervienen o pueden acelerar su deterioro, es sobre todo que en la mayoría de los caso se encuentran a la intemperie, siendo los agentes atmosféricos los que indicen sobre ellos. De ahí que es de vital importancia la protección o consolidación preventiva una vez que se sacan a la luz; siempre y cuando no se vayan a intervenir a continuación de ser excavados.

“El Cristo del Remedio de Ánimas se restauró cuando él quiso que se hiciese”

― ¿Algún referente dentro del campo de la arqueología?

Podría citar muchos, tanto en Córdoba como en la provincia. El magnífico Conjunto de Medina Azahara, Cercadillas, Ategua, Torreparedones en Baena, Fuente Álamo en Puente Genil, Villa Romana del Ruedo en Almedinilla, etc.

― ¿Habría que preocuparse ante el intrusismo de imagineros en el campo de la restauración?

En el campo de la restauración, y sobre todo en restauración (valga la redundancia) de imaginería, yo pienso que habrá momentos que tendrá que haber un equipo multidisciplinar: restauradores, imagineros, químicos, historiadores, etc. Aunque bien es cierto que en ocasiones si lo estamos padeciendo.

― En líneas generales, ¿puede un imaginero dar el perfil de personal cualificado para intervenir una obra de arte? Hay juntas de gobierno que parecen dar su beneplácito a este hecho…

Allá cada cual. Para cada materia hay un profesional.

“Gracias a Dios, puedo vivir de mi profesión, de lo que me apasiona”

― Durante años estuvo participando en la asignatura de “Técnicas de conservación y restauración de obras de arte”. ¿Hay buena cantera de futuros restauradores?

Hace varios años que no participo en esta asignatura. Y si, por supuesto que hay buenos profesionales.

― ¿Pasó la crisis en el campo de la restauración o todavía está presente?

Yo gracias a Dios no me puedo quejar. Con épocas de mayor o menor auge pero como bien digo, gracias a Dios, puedo vivir de mi profesión, de lo que me apasiona como es: la recuperación de nuestro patrimonio.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup