Córdoba, Pugnans enim veritatem, 💙 Opinión

Ansias de calle

Cualquier buen cofrade, se calza sus zapatos más cómodos para ir de un lado para otro a disfrutar de un buen cortejo, el olor a incienso, el racheo de una buena cuadrilla o la afinación de una banda. Lo hace ilusionado porque hay que esperar 365 días para rememorar o renovar sentimientos que únicamente un buen católico y un buen cofrade, es capaz de exprimir.

Todo lo anterior, presupongo, que será compartido por casi la totalidad de personas que humedecen sus ojos en una revirá nocturna acariciados por el silencio de devotos que expresan su fervor con ese grito mudo que tanto dice, pero perdónenme que les diga, que ese sentimiento disminuirá con la deriva cofrade en la que estamos convirtiendo este maravilloso mundo, con cada vez más excusas para sacar los pasos a la calle.

Hasta en tres ocasiones podríamos ver varios pasos en la calle en menos de un año, ¡triste locura!. No hay nada más esperado y más bonito, que poder celebrar aniversarios con maravillosos cultos que visitar en templos que se engalanan para tal especial momento, todo ello sin necesidad de lanzarse a la calle para garantizarse ponerse el costal o un traje negro, que queda especialmente bien, a la luz de unas velas en una parroquia a oscuras.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup