Jerez, ⭐ Portada

Antonio Villar desvela todos los detalles de la restauración del manto de la Amargura de Jerez, la joya de Seco Velasco

Pocos días después de nombrar a Antonio Villar Moreno como nuevo vestidor de la imagen de María Santísima de la Amargura, la Hermandad de la Flagelación de la localidad gaditana de Jerez de la Frontera celebraba un trascendental cabildo general de hermanos para afrontar nuevos retos patrimoniales entre los que destaca sobremanera la intervención del manto de salida de la dolorosa por parte del artista cordobés, quien ha calificado la pieza como uno de los mejores mantos de Andalucía. El manto, que ya se encuentra en el taller de Villar será objeto, en primer lugar de una limpieza exhaustiva de la pieza, seguida de una reintegración de los tejidos. Aunque el bordado se encuentra en perfectas condiciones, la trama del terciopelo aparece totalmente destrozada, consecuencia de la humedad, la colocación en el pollero o los traslados de la obra.

Se trata de una excepcional obra de corte regionalista que diseñara Manuel Seco Velasco, siendo ejecutado el bordado, entre 1958 y 1960, por las madres carmelitas descalzas de la propia ciudad de Jerez de la Frontera. Como curiosidad, cabe recordar que el boceto de la pieza resultaría ganador de un concurso organizado por la Hermandad del Amor de Sevilla. La bendición del manto se llevó a cabo el Domingo de Ramos, 26 de marzo de 1961, tras tres años de intenso trabajo.

Con cinco metros y medio por cuatro y medio, cuenta con un dibujo del más puro estilo barroco regionalista, si bien sus lambrequines, hojas de acanto y demás motivos decorativos llevan introducidas modalidades al gusto de la fecha en que se realizó como por ejemplo la randa o encaje. El manto posee nueve cabezas de querubines en marfil tallado, así como las cartelas de la Pasión de Cristo que arrancan del Descendimiento que se encuentra ubicado en la cartela central.

El manto se encuentra bordado sobre terciopelo de seda. Tal y como explica el propio Antonio Villar a este medio, «aunque los bordados están en perfecto estado, del terciopelo no se puede decir lo mismo, ya que se encuentra deteriorado por el paso del tiempo y la caída de agua durante el mismo». La intervención se va a realizar en varias fases, explica Villar, que subraya que «primero se acometerá una reintegración de los tejidos para sujetarlos y que no se siga abriendo por el peso del bordado. Además, se le colocará una loneta interior para que tenga un mejor soporte interior y un forrado nuevo con un damasco«.

De igual forma se procederá «a una limpieza integral de manto y todas sus piezas, eliminando cualquier tipo de suciedad por la cera. Por último se planteará la realización de un nuevo pollero para mejorar la visibilidad de la Virgen y que las levantás sean más soportables para su estructura». También se plantea lo mismo para los faldones del palio, también diseñado por Seco Velasco y ejecutados, igualmente, por las carmelitas. Dentro de un tiempo, siempre que el Cabildo de la Hermandad lo apruebe, el manto se someterá a un proceso de traslado a un nuevo tejido.

Con este nuevo encargo, la localidad jerezana sigue deleitándose con el exquisito gusto del afamado bordador cordobés a la hora de vestir a María, puesto que desde hace cinco años viste a los titulares de la Hermandad de la Sagrada Mortaja. De este modo, la imagen de María Santísima de la Amargura viene a sumarse a una larga lista de imágenes ataviadas por Antonio Villar, repartidas por toda la geografía andaluza. Se trata de una clara prueba que evidencia una vez más la impecable magia que emana de las manos del artista cordobés.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Color de fondo
Redimensionar imagen