Racheando, 馃挋 Opini贸n

Armando el Bel茅n

Yo soy aficionado a muchas cosas, por eso no hago bien casi ninguna. En estas fechas, hace a帽os, muchos a帽os, concretamente en el puente de la Inmaculada, recuerdo preparar las figuras de ese peque帽o bel茅n que hab铆a en casa. Ese bel茅n que guardaba mi abuela en p谩ginas de peri贸dicos y que, no se sab铆a como, pero siempre aparec铆a alguna figura rota.

Era especial decorar la casa junto a la familia, en este caso, en la de mis abuelos era mi abuela y en la m铆a, mi madre. Recuerdos de esos besos a la figura del Ni帽o Jes煤s que hab铆a en la parroquia tras el d铆a de Navidad, al lado de ese bel茅n monumental. O cu谩ntas veces 铆bamos en familia con mi t铆a a las funciones del bel茅n viviente que se hac铆a en mi ciudad.

Costumbres que se pierden en pos de una progresiva eliminaci贸n de todos los elementos religiosos, no vayan a acusarnos de ser fachas s贸lo por ejercer la libertad religiosa en espacios p煤blicos. Lo bueno, es que lo que los de arriba dejan de hacer, la gente de a pie no deja de visitar los belenes de las iglesias y de aquellos lugares que gracias a la labor de los belenistas mantienen viva la tradici贸n de representar la Natividad del Se帽or.

No dejen de visitar junto con sus hijos los belenes que tengan cerca, no dejen de montarlos en casa, aunque sea, como yo, apenas las figuras de la Sagrada Familia y los Tres Reyes Magos. Vivamos el Adviento con la Esperanza que nos han dado estos d铆as de atr谩s.

La Navidad, aunque haya llegado a ser una fiesta del consumismo globalizado, no deja de ser celebrar con la familia, en torno a un pesebre, la llegada de un tiempo mejor. Armen el bel茅n, disfruten de la Nochebuena, de la Navidad, yo, por mi parte, les espero la semana que viene, antes de acabar el a帽o, sean felices, que lo pasado no se puede recuperar.

Suscr铆bete

Introduce tu correo electr贸nico para recibir todas las novedades.


Powered by WordPress Popup