Advertisements
Córdoba

Así es la nueva túnica de Jesús Nazareno

Una pieza realizada en terciopelo morado, que cuenta con los bordados en hilo de oro recuperados de la antigua túnica del siglo XIX que la Infanta Dña. Isabel de Borbón y Borbón, Princesa de Asturias, le regalase al Nazareno en una de sus múltiples visitas a Córdoba

El patrimonio de las corporaciones penitenciales se alimenta de piezas que proceden de la creatividad de los artistas que las conciben y realizan y a múltiples fuentes, en ocasiones de origen devocional, que incorporan un valor añadido al ya de por sí derivado directamente de la calidad que atesoran. Así ocurre con la nueva túnica para Nuestro Padre Jesús Nazareno, que fue presentada y bendecida durante la Fiesta de Regla de la Hermandad de Jesús Nazareno, por parte del Rvdo. P. D. José Antonio Rojas Moriana.

Una pieza realizada en terciopelo morado, que cuenta con los bordados en hilo de oro recuperados de la antigua túnica del siglo XIX que la Infanta Dña. Isabel de Borbón y Borbón, Princesa de Asturias, le regalase al Nazareno en una de sus múltiples visitas a Córdoba. El proyecto de restauración de la túnica ha sufrido muchos contratiempos a lo largo del tiempo y han sido necesarias más de dos décadas para que pudiese ver la luz. Superadas todas las vicisitudes, gracias al trabajo de varios hermanos, Jesús Nazareno podrá lucir el próximo Viernes de Dolores, durante el Solemne Vía Crucis, esta nueva pieza bordada.

Según ha explicado la corporación del Jueves Santo, si bien había muchas personas en la casa nazarena que conocían de su existencia, el tiempo había hecho que está parte del patrimonio de la Cofradía hubiese quedado en el olvido. La túnica original llevaba en desuso muchos años, debido el mal estado del terciopelo. Este hecho llevó a que los bordados de su cola, junto a los de una antigua casulla, fueran utilizados para la confección de la saya roja que luce María Santísima Nazarena a lo largo del año en su camarín.

No obstante siempre fue la intención de la cofradía la recuperación de la pieza. Durante la restauración de la misma apareció un pergamino en el que se dejaba constancia de su procedencia. No hay que olvidar que en el siglo XIX la cofradía todavía mantenía la norma de limpieza de sangre como requisito indispensable para ser hermano de la misma, por lo que entre ellos se contaba con la gran mayoría de la nobleza cordobesa.

Sea como fuere y pese a que poco se conoce sobre los motivos de las numerosas visitas a Córdoba de Doña Isabel de Borbón, conocida con el sobrenombre de la Chata, sobradamente conocida es, en cambio, su devoción por Jesús Nazareno, lo que le llevó a encargar la confección de la túnica bordada.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies