Advertisements
A Contratiempo, Córdoba, Málaga, Opinión, Pentagrama, Sevilla

Bandas con mala fama vs. Bandas con buena fama

Vamos a contar historias. Hace unos cuantos años atrás, surgieron bandas nuevas que irrumpieron en su ciudad o provincia. Esto es como todo, la novedad llamó la atención y estas humildes bandas, comenzaron a estar presentes en procesiones de gloria e incluso en Semana Santa. Todo era felicidad para estas jóvenes formaciones, pero en cambio para las otras bandas, ya con unos años de vida, esto era una amenaza y también para la afición que las rodeaba. De este modo y viendo que las jóvenes formaciones les comían terreno, tenían que hacer algo.

Es triste pero en la música cofrade, entre bandas, músicos, amigos y compañeros existe el ánimo de dar mala fama o buena fama para así posicionar una u otra banda. Cosas como difundir el bulo de que no tienen formalidad en la calle, que suelen tocar muy poco o que son muy caras” intentan que las bandas “rivales” no tengan recorrido, no consigan contratos y tengan dificultades para subsistir. Luego las mentiras comienzan a alcanzar a los músicos de forma individual y comienzan a difundir cosas como que “el director es fulanito y es un impresentable por que me han dicho que un día hizo tal” o “el que lleva los contratos se queda con dinero, ¿no ves que coche se ha comprado en nada de tiempo? y ni está trabajando”. Y desde este punto, pasamos a lo personal soltando cosas como, “este es un tirado que no quiere trabajar y engaña a su pareja” o “esta ha estado con tres o cuatro de la banda” y como esto podemos hablar de un largo etc.

Esto mismo también pasa cuando esas pequeñas bandas evolucionan, consiguen superar las trabas que las mismas bandas y “compañeros” le han puesto y salen de su provincia a buscar sus habichuelas por que, para ellos es una bonita afición que mantiene a un grupo de niños unidos y que lo llevan haciendo desde bien pequeños. Y como no, fuera de la provincia pasa lo mismo, más trabas, más críticas para así disuadir a los forasteros.

En contraposición a estas banda con tan “mala fama”, existen otras que gozan de la contraria, bandas con “buena fama” y de esto se encargan los aficionados a éstas. No tienen reparo en hablar de lo bien que tocan sus bandas, de que buenos son sus repertorios, de que económicamente son justas y asequibles, de que son formales en la calle, de que tocan muchas marchas en una hora. Y así comienzan las comparaciones con las forasteras y como no, siempre las forasteras salen perdiendo.

Pero siempre siempre, se dirá que las mentiras tienen las patas muy cortas y suele pasar que esas pequeñas bandas se abren camino entre todas las zancadillas que les ponen y consiguen situarse en un punto donde tienen la suficiente buena vista, para localizar quienes difunden esa mala fama y a su vez, miran hacia arriba sabiendo que siguen siendo bandas humildes. Y llegado a este punto, a los que han criticado a estas bandas, solo les queda una opción, desprestigiar la música que hacen, pero amigo mio, estas bandas tienen ya un recorrido, tienen ya un camino andado, muchas personas las conocen y saben que no todo es sota, caballo y rey. A estas bandas humildes ya se les respeta, la gente, el aficionado, el cofrade, ya saben de ésto y no se les engaña tan fácilmente.

Sigan ustedes difamando a las bandas que no son de su agrado, que éstas, mientras, disfrutarán haciendo su camino siempre sin dejar de mirar atrás.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies