Advertisements
En mi Huerto de los olivos, Opinión

Besos, abrazos y puñaladas

Leía el otro día los artículos de mis compañeros y reconozco que algunos escriben con una sutileza impresionante pero a la misma vez, ponen puntos en las ies, como debe de hacerse y dictaminan otras veces sentencia. No sabemos si esa sentencia es acertada o no, cada uno tiene una visión de las cosas como nos va en el envite, pero de igual forma si uno se equivoca, rectifica y pide disculpas si fuese necesario.

El otro día hubo un artículo en particular muy bueno que hablaba de muchos aspectos, y en casi todos me alineaba con las palabras de mi compañero de web cofrade. Vuelvo a repetir, no los conozco a todos, pero a otros sí. Cada uno tenemos nuestra manera de pensar y de escribir, y eso es igual de respetable, como el hecho de que haya quien quiera leernos o no.

Pero voy al hecho de que no hace mucho, muchos defendimos lo que creímos una injusticia la decisión de una junta de gobierno con un hermano de una hermandad, que llevaba muchos años al frente de uno de sus pasos. Es cierto que no lo vimos bien, por como lo hicieron pensamos unos pocos.

Pero ahora te enteras, que las olas van y vienen, porque la vida es así. Y las formas de actuar del entorno de este mundo, es así. Hoy en día, pues en función de la necesidad pues se cogen a las personas para determinados puestos. Pero a la misma vez, cuando parece que ya no es válido, el alejamiento entre las personas se hace incipiente y atrás se deja todo lo que dieron esas personas. Y tristemente es así. Tenemos memoria histórica para lo que nos interesa, para lo que no nos interesa que pronto olvidamos. Y lo peor de todo, que lo hacemos con las personas. Que han estado a nuestro lado apoyándonos en los momentos malos y difíciles.

La vida más tarde o temprano nos va a poner en nuestro sitio a cada uno por lo que hacemos. Y sobre todo, por lo que hacemos con los demás, y esto es en un aspecto general de la vida no solamente en el cofrade. Y da la casualidad que en este aspecto cofrade, duele aún más. Nos va la vida en ello. Resulta que nos vemos y nos besamos, abrazamos y…

Sí, sí. Nos vemos de esta manera normalmente pero si esos besos nos convierten en Judas y si esos abrazos vienen acompañados de la correspondiente puñalada, pues la verdad que aún duelen mucho más. No tenemos que ver nada más que la realidad de lo que ha pasado no hace mucho en una hermandad. Ha sido un seísmo cofrade total.

Deberíamos ver si ese tipo de juntas de gobierno, que están compuestas por personas, van a ser igual de exigentes para todos. Y entiéndanme, no voy por el capataz que han puesto para la Exposición Magna, no lo critico a él, la junta de gobierno ha tomado una decisión para este evento, sino por la decisión que tendrán que tomar para designar a sus responsables delante de sus pasos. ¿Serán igual de escrupulosos y exigentes con todos por igual? Y mi pregunta es ¿lo son con ellos mismos? Los componentes de esa junta de gobierno, ¿se hacen una verdadera autocrítica?

Estamos en época estival y antes nos tomábamos un merecido descanso en casi todos los aspectos, ahora vivimos en una tesitura en la cual no paramos. Yo, les dejo por hoy. Sean felices y extrapólenlo. Disfruten en la medida que puedan de su período vacacional.

Pd.- Y sigo con mi erre que erre, ¿y la calle para la zaga de capataces de los Sáez, pa’acuando?

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies