Cruz de guía, 💙 Opinión

Buscar la perfección estética

Con el anuncio de la celebración de la Magna conmemorativa del Centenario de la Agrupación de Cofradías de la capital, se han avivado los fuegos contractuales entre las Hermandades participantes y las formaciones musicales susceptibles de poner el punto melódico al vaivén de los tronos costasoleños que, Dios mediante, procederán a la apertura de la nueva era cofrade post-pandémica.

Los primeros movimientos se han ocasionado en Hermandades como la Sentencia y el Prendimiento. La primera ha zanjado su particular polémica concerniente al estilo musical que debe llevar el Señor en la calle. Acostumbrados a la dulcificada mecida que proporciona el estilo de la banda de palio, la Corporación de Santiago ha decidido apostar por una agrupación musical superlativa, como es la sevillana Banda de Virgen de los Reyes, formación que propondrá un estilo musical totalmente distinto y alejado en donde predominan los cambios de ritmo y el toque flamenco, algo que configura una incógnita e inquietud a una Hermandad con un andar más sosegado.

La segunda, la del Prendimiento, lo ha tenido clara y será la formación que le debía haber acompañado el pasado Domingo de Ramos la que lo hará durante el evento más destacado de este año. La Agrupación Musical de las Angustias de Alcalá tendrá la oportunidad de estrenarse tras el Cristo de Capuchinos tras no haber podido hacerlo las dos Semanas Santas pasadas y lo hará en una Cofradía musicalmente adaptada al estilo de las innumerables formaciones con las que han contado.

Sin duda, el ámbito musical volverá copar los titulares de los medios en el baile que cada año ordinario ejecuta bajo la eterna espera de la Luna de Nissan y que convertirá a la época estival en el culebrón mediático cofrade de los dos últimos años.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup