Advertisements
La Chicotá de Nandel, Opinión

Bye bye, Estrella Mía

No sabía qué nombre ponerle a este artículo de OPINIÓN personal. Y como personal, hoy sí me voy a entregar a la que creo, es y será la verdad que veremos. No es otra que la que hemos visto otras veces.

Podríamos ponerle a este texto el título de “EL INFORME FALSO”, que no desmerecería para nada al contenido del texto que vendría a continuación. En un país, en el que gracias a Dios se lleva por bandera la presunción de inocencia, y el derecho a una defensa justa, la Junta de Gobierno de la Hermandad de amigos de la Huerta de la Reina, que es como voy a llamar a partir de ahora, al menos a su Junta de Gobierno, que no a sus hermanos, se ha pasado por el forro, tanto el derecho a la defensa, como el investigar ese “informe” que dejaba en la calle a uno o los dos capataces que han cesado.

Si quieren, vamos por partes. Como que la Semana Santa comienza el Domingo de Ramos y termina el Domingo con la Resurrección de Cristo, sabíamos todos que Don Juan Rodríguez era un capataz extinto ya al frente del martillo de “su” Señor de la Redención. Y digo “su”, porque es “su” Señor, porque años ha tenido para demostrarlo.

Juan, batalló para hacer un grupo, una cuadrilla en años muy difíciles, pues era el boom total de muchos misterios, de Hermandades muy consagradas como la Paz, y esto podía mermar a otras Cofradías, las cuales, pues tenían más problemas para que los costaleros se acercaran a ellas, y menos, para formar una cuadrilla. Juan consiguió que tanto el número, el compromiso de los que con él formaban aquella familia, no solo fuera total y ciego en el amor al Señor Redentor, sino que haya perdurado en los años, aunque ahora algunos desde abajo, hayan entregado también su cabeza. Porque no duden que así ha sido, y no voy a dar los nombres, al menos, de estos, no.

El lunes, se da a conocer la noticia de que Juan ya era parte de la historia de la Hermandad. ¡Ojo! Como Hermano Mayor, y el Capataz para muchos del Señor de la Redención ya para siempre. Que eso no lo ensucian cuatro falsos ni alguien que realiza el quítate tú que me pongo yo. El pueblo es más inteligente que todas esas cosas, y cuando el pueblo sabe quién ha sido el que ha bregado y ha trabajado para que el Señor de la Redención haya llegado a ser hoy lo que es, eso no se puede manchar con la desfachatez de un comunicado tan vacío como el corazón de los que lo han hecho posible.

¡Ay Juan! ¡Es que Juan es así! ¡Es que Juan es de esta manera! ¿De qué manera muchacho? El miedo que le han tenido siempre a este hombre, si es que el Juan es así y de esta manera, no llevaba nada más que un miedo a que Juan solo se rodeaba de personas con el corazón puesto en “su” Señor, en “su” Virgen, y en “su” Hermandad. Juan es que el único problema que tiene, es que no tiene grises de por medio, o blancos o negros, la verdad o la verdad, y a la cara, he ahí, he ahí el problema de Juan.

¿Pero y lo de Rafa Giraldo? La destitución de Rafael Giraldo hay que comentarla con una copa de por medio, y hasta terminar una botella, o dos. Porque así será más fácil llegar de la pena a la risa, porque es para esto, para reírse.

El INFORME FALSO, dice cosas como que hay lugares donde se tarda más de diez minutos, y hay vídeos en youtube, públicos, que desacreditan totalmente al informe, al dueño del informe, y a la madre que lo parió. Un informe en el que en vez de poner, que la Señora de la Huerta de la Reina, ha vivido un Lunes Santo para enmarcar, que tiene una cuadrilla que es el orgullo de un barrio, que su capataz ha conseguido que se amolden personas de diferentes lugares, condición, ideales cofrades, y todos han hecho una roca, que no una piña, viene a decir, que el capataz retiene a la Hermandad, porque no se puede aguantar que haga algunas levantás hablando a sus costaleros con el corazón, o hablando de cosas “sentimentales”. Pero es que Rafa es así, ¿qué le vamos a hacer?

La poca vergüenza es que chorrea, yo creo que tiene que llegar desde la sierra a la Mezquita Catedral. Tiene que salir a chorros dejando chico el torreón de la Huerta de la Reina.

Déjenme antes de terminar, que me vaya a las lecturas sagradas, y les haga una comparación no bíblica, pero sí cofrade de lo ocurrido:

“Los hermanos, pero sobre todo sus costaleros empezaron a mirarse, a entristecerse y a preguntarse, ¿Seré yo capataz el que te traicionará? Y el capataz les dijo, no, ni tú, ni tú, ni tú, estad tranquilos, es uno que está en la Junta de Gobierno de la Hermandad de amigos de la Huerta de la Reina, el que en falso testimonio, dirá para no sabemos qué ganancia personal, que yo he hablado mal de esta Junta, favoreciendo así mi cese tras el informe falso.

Y también les dijo, pregunten por el Señor Diputado Mayor de Gobierno, que es el que ha echado a mi otro hermano de su cargo, a mi amigo Juan, y es el que me echa a mí ahora, con la cruel mentira para así dejarle a su segundo de a bordo el martillo de mi Reina, puesto que el que coja ese martillo, es el que me ha traicionado. Porque yo me voy tal y como vine, como está escrito en esta historia negra de la Semana Santa de Córdoba, otra historia negra más, pero ¡ay del hombre por el que una persona fiel, amada y amante en su y de su Hermandad es cesado! Mejor le fuera a ese hombre, no pertenecer a ningún lugar donde la palabra hermano, verdad, amor al prójimo y amor a Cristo, aparezca por ningún lado.

Y así amigos, nos va. Una Hermandad, donde todo era trabajo, trabajo y más trabajo para darnos tantas alegrías desde un barrio que lleva a su Hermandad a gala. Una Hermandad donde ya no hay Hermandad, y donde ya les digo, que Juan seguirá, que Rafa seguirá, trabajando desde donde los dejen, y desde donde puedan, pero seguirán, como seguirán en el lugarcito del corazón reservado, ese que tenemos los cofrades, para las personas que han engrandecido esto, que han hecho cosas maravillosas, desde el trabajo y el saber, porque es de agradecerles lo que han hecho por Córdoba y su Semana Santa.

En cambio, y para no darles ya el nombramiento de Judas, en estas fechas próximas del Corpus de la Hermandad, ¡van a sacar el Cuerpo de Cristo en parihuelas!. Lo que debería ser la procesión más cuidada, lo que debería ser la procesión más respetuosa con más amor, va a salir como si fuera el pasito chico de una pro-hermandad de Wisconsin.

¿El obispado no dice nada de esto? ¿O es que ya estamos pensando en otra Magna? ¿Y el párroco, consiliario, no comenta nada? En fin, en el retrato no se va a escapar ninguno al parecer.

Ya mismo tendremos capataces para la Hermandad de amigos de la Huerta de la Reina, y poco a poco, como pasa siempre, pues no pasará nada, y todo andará, porque la Hermandades andan, y siguen, y perduran, como también perduran las buenas personas y que van con el corazón por delante, aunque por ello, sean cesadas.

Así, que ya sabremos quienes serán los elegidos, así, que ya nos enteraremos, así que amigo Antonio, todavía no vas a tener tu martillo, pero Jurado te lo tienen, Jurado, Antonio.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies