Advertisements
El viejo costal, 💙 Opinión

Cierra y vámonos…

Ha pasado esta Navidad de restricciones y toque de queda, y nos acercamos al final del que creo el peor año de mi vida, de nuestras vidas, hemos perdido todo un año, y económicamente no va a dejar con un par de decenas de retraso.

No creo que valga la pena hacer balance de nada, el resultado de cero, aunque se multiplique por mil siempre será cero, y este año, es eso, un conjunto vacío, nada de nada, la vida no nos ha dado para nada, en este maligno año.

Este año nos dejó sin carnaval, este año nos dejó sin feria, este año sin Estaciones de Penitencia, este año de miserables venganzas, venganzas de mentes mínimas, y malestar de las mentes grandes, este miserable año ya parece estar llegando a su fin, ¿o será ahora cuando empieza esto? No lo sé, ni quiero saberlo, lo único que quiero es que pase, que pase ya, como sea.

Con las vacunas se abre una ventana de esperanza, esperanza con pegatina incluida.

Que pase este maldito año, que pase en silencio, sin nada, tal y como ha sido, solo que pase ya, y el tiempo se encargue de borrar de mi memoria todo lo que he visto en este año, absurdeces, empoderamientos, frenética locura de mantener el ideario sobre la misma vida, qué os voy a contar que no hayan vivido ustedes mismos, ¿hay alguien a quien le guste este miserable año, año del que no pienso poner ni su nombre?

Seguiremos adelante, con vacuna, al ritmo que sea, de momento lento, muy lento, pero es lo que tiene, el ser palmero del grupo, que casi nadie te tiene en cuenta.

Me obligo a olvidar, la buena memoria tiene el defecto de martirizar mucho, mejor hacerme el loco, olvidar sin consciencia y pasar a una actitud más humanitaria intentando comprender las razones por las que nos atacan, desprecian, o nos insultan, nos ofenden, o queman nuestras iglesias. ¿Cuál será su razón? sin duda la tienen, aunque para mi sea incomprensible, o que esté tan alejada que no la intuya siquiera.

Pasa de largo, maldito, no vuelvas ni para mirar atrás, y cuando salgas cierra la puerta. Vámonos los demás juntos a una nueva oportunidad con el año que entra, esperaremos con renovada ilusión, con la paciencia necesaria en estos casos, mirando siempre al horizonte, lejano, pero meta de nuestras aspiraciones y deseos, ¿atrás?, ¡Nunca, ni para tomar impulso!, serenos pasos, cortos, seguros, aplomados, y cuando acabe este miserable año, ¡que cierre la puerta y se marche!, pero que marche solo, que no se lleve a nadie, que cierre la puerta y se marche, que nos deje aquí que nosotros nos quedamos.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup