Portada, Sevilla

Concluye el embellecimiento y readecuación de la puerta de la Parroquia de la O

Después de varias semanas de ardua y minuciosa labor, que comenzaron el pasado mes de septiembre, el pasado mes de diciembre han concluido los trabajos de embellecimiento y readecuación de la puerta de la Parroquia de la O, que han sido llevados a cabo por el maestro carpintero Enrique Gonzálvez González y su equipo de colaboradores.

Estos trabajos han dado como resultado unos renovados batientes, mejorados en la estética y también más seguros ya que partiendo de conservar los antiguos, realizados en hierro, y revestirlos de lamas de madera de sapelli en el exterior y chapón en el interior, se ha conseguido así una puerta acorazada. Unos batientes que, desde el punto de vista de la estética, resultan más acordes con la entidad del templo al emplearse maderas de alta calidad, adecuadamente tratadas contra la humedad y corrosión, y reproducir, por la parte interior, el esquema de cuarterones de las ya clásicas puertas de la sala capitular antigua, consiguiendo así una armonía estética entre ambas.

La nueva puerta también permite un mayor confort al interior del templo al revestirse interiormente con paneles de material aislante, tanto térmico como acústico, mejorando así no sólo las condiciones ambientales de los feligreses, hermanos o devotos, reduciendo el índice de ruido o los cambios de temperatura, sino que también mejora las condiciones de conservación del patrimonio artístico que conservamos en nuestra sede canónica, al mejorarse también la estanqueidad de la puerta.

Como elemento destacado, cabe señalar que se ha recuperado el cerrojo de la primitiva puerta de madera que, tras un proceso de adecuación y limpieza, se ha devuelto al lugar y a la labor que tuvo durante siglos, dejando ver una hermosa y hasta ahora desconocida, decoración incisa. De igual modo, se ha dotado a la puerta de un nuevo juego de tachuelas de bronce dorado, que en número superior a dos centenares adornan el exterior de los batientes, cuya zona inferior ha sido también forrada de chapa de latón dorado para evitar el contacto directo con la humedad del suelo y prevenir el deterioro de la madera en esta zona.

La nueva puerta fue bendecida por el señor cura párroco, el pasado día 18 de diciembre, con motivo de la onomástica de nuestra Madre y Patrona, María Santísima de la O.