Opinión, Redoble de fe

Confesiones de mujeres cofrades

Durante estos últimos días, hemos podido ver en diferentes medios cofrades; entre ellos, esta casa, informaciones sobre si el papel de la mujer en las cofradías debería ser más reconocido y darle puestos de mayor relevancia, tanto en una junta de gobierno como en una salida penitencial.

A lo largo de estos días, se han podido recopilar diferentes testimonios de mujeres cofrades que o no lo han tenido fácil para acceder al puesto que querían; o bien, aún siguen esperando su oportunidad, a veces por estatutos, tradición o un simple “porque no” por el hecho de ser mujer.

María Victoria; de Málaga, lleva desde hace varios años el misterio de su hermandad. Nos dice que, al margen de que no le resultó fácil acceder a llevar el misterio, tuvo que pagar en su primera salida penitencial por ser mujer; cuando a los hombres por salir por primera vez en la hermandad, podían salir sin pagar.

Sonia; de la provincia de Huelva, toca el tambor en una agrupación musical y nos cuenta que durante cinco años tuvo que tocar la trompeta porque los estatutos de su banda prohibían que una mujer tocase en la percusión de la misma. Afortunadamente, eso cambió.

Paula; de la provincia de Sevilla, tiene mucha ilusión por salir de costalera bajo su cristo, pero nos cuenta que los estatutos de su hermandad prohíben expresamente la presencia de la mujer bajo el paso. Nos dice que seguirá luchando por poder hacer realidad su ilusión.

Algunos o algunas dicen que estos hechos pueden considerarse “aislados” y otros; por el contrario, dicen que esto es más común de lo que nos creemos.

Como no podía ser de otra manera, hay cofrades a favor y en contra de estas nuevas inquietudes de la mujer en el panorama cofrade.

Los cofrades en contra, abogan por mantener tradiciones y respetar estatutos; y, por el contrario, los cofrades que están a favor, apuestan por una integridad de la mujer en todos los sentidos, aunque llama la atención que dentro de la postura “a favor”, encontramos matices muy curiosos. Hay cofrades que apuestan por cuadrillas de costaleras, pero separadas de los costaleros; y otros, apuestan por cuadrillas mixtas.

De una u otra forma, nos encontramos en unos momentos de reflexión cofrade donde ya se mira el horizonte de la próxima semana santa de 2022 con la incertidumbre pandémica y; nos invita a recapacitar si la mujer cofrade tiene el puesto que se merece en las cofradías.

Hay muchas asociaciones cofrades de mujeres que abogan por una mayor participación de la mujer en las cofradías; como asociaciones de costaleras, asociaciones de nazarenas o “La mujer cofrade del siglo XXI”, que pone de relieve que las mujeres pueden hacer mucho más de lo que parece y que, en comunión con los hombres, la conjunción sería perfecta.

¿Y por qué no? Escuchémoslas, seguro que tienen mucho que aportar.