Advertisements
El Capirote, Opinión, Sevilla

Conteo

Ni siquiera hemos comenzado la cuaresma de este 2019 cuando ya se está pensando en la Semana Santa del próximo año. Parece que 2020 será como la panacea que solventará todos los problemas que acarrea desde hace lustros, por no decir décadas. Jornadas como la Madrugada, Martes Santo, Miércoles Santo, Domingo de Ramos… y de seguir así habrá no quedará jornada a la que no se le ataña problemática alguna.

Son tantos años esperando soluciones que las dificultades van amontonándose sin que podamos ver el final. Y así van surgiendo nuevos conflictos que se suman a los ya existentes. En tantas ocasiones se han acordado nuevos remedios que uno no cree que estos acuerdos sean la salvación ni el término a una serie de enfrentamientos que ya trascienden del ámbito cofradiero.

Se proyecta en lontananza un futuro que vendría a solventar la pugna por los tiempos de paso. Cofradías que han crecido enormemente en los últimos años ven cómo su tiempo de paso sigue sin modificarse a pesar de que sí lo ha hecho su cortejo. Solo escuchar la palabra “conteo” levanta ampollas en muchas cofradías. Las últimas veces que se ha llevado a cabo la reacción ha sido la misma.

Si la Campana será el foco de atención para el conteo de los cortejos, las versiones volverán a ser las mismas que en otras tantas veces, en búsqueda de reafirmarse en la idea de que no es un experimento que ofrezca los resultados más exactos: que hay nazarenos que se salen antes de llegar al centro, otros tanto que abandonan después, etc. Llegamos a este punto, cabría preguntarse ¿son creíbles sus alegatos o temen que quede al descubierto que hay cortejos inflados a propósito?

Basta con tomar un programa de mano y compararlo con otro para ver que el número de nazarenos es distinto. El conteo podría solucionar no solamente el tiempo de paso sino además servir de freno para posibles cruces que, tras un nuevo reparto de minutos, podrían ser fácilmente evitables. Del mismo modo que hay hermandades que han crecido, otras han menguado. ¿Conocen alguna que haya reconocido que ha perdido nazarenos? ¿No es extraño que año tras año las corporaciones cuenten con más nazarenos y no exista alguna que reduzca el número de miembros que acompañan a sus sagradas imágenes a realizar estación de penitencia a la catedral? Sin ir más lejos, a mí me sorprendió el año pasado que, cierta cofradía del Viernes Santo, contando con ochocientos nazarenos acudió a la Campana y el número rozaba los quinientos. ¿Trescientos abandonaron el recorrido a pesar de tener su sede canónica cerca del centro? Habrá que ir buscando nuevas excusas…

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies