Advertisements
A Contratiempo, Córdoba, Málaga, Opinión, Pentagrama, Sevilla

Críticas a golpe de reproducción

Hace justo una semana me encontraba con un grupo de amigos, todos ellos banderos y además músicos como un servidor (o aficionados a la música). Cuando te juntas con gente como ésta, aunque no quieras o intentes hablar de otros temas, acabas haciéndolo de Semana Santa, bandas y todo lo que rodea a la música cofrade en general. En uno de los puntos que tratamos en nuestra larga charla, hubo una frase que me llamó la atención, (y no es porque nunca la haya oído, o que la situación me resultara nueva ni extraña, al contrario, está a la orden del día). Lo que me llamó la atención de ella digo, es que me hizo pensar en cuánta gente piensa así y cuánta gente está equivocada. La frase se refería a una cosa muy común y que suele pasar, y es a la crítica fácil de la gente, aficionados y músicos que por el simple hecho de oír a una banda por vídeos en redes sociales, se sienten con la autoridad suficiente para valorar la calidad de la misma y esto es una realidad.

Resulta que hace quince años atrás, no era tan fácil acceder a contenido músico-cofrade en la red. Las redes sociales (máxime en el mundo músico-cofrade), no estaban tan presentes y no se sabía cómo tocaban las bandas, cómo estaban a nivel musical en un momento dado a no ser que te desplazaras a algún concierto o procesión, o fuera tu banda la que coincidiera con otras. Hoy (y es una inmersa suerte) tenemos a golpe de clic un sin fin de contenido audiovisual sobre bandas y música cofrade. Los conciertos se pueden ver íntegros en youtube o facebook. A veces pasa que te bajas del escenario y no te has subido al bus tras comerte el bocata, cuando ya hay vídeos de ese mismo instante en la red. Incluso hay quienes ya retransmiten por redes sociales los conciertos en directo. Todo esto es increíble a la par que emocionante. Pero pasa que hay quienes creen en lo que oyen pero no escuchan lo que suena. Si así es, es porque hay quienes juzgan lo que en estos vídeos oyen sin detenerse a escuchar.

Volviendo a la conversación que tuve con mis compañeros, resulta que hay músicos que se dedican a criticar en un momento dado a una formación que, probablemente no habrán oído en directo, quizás solo la hayan oído una sola vez o quizás es un amigo el que la ha oído y le ha contado cómo tocó en ese momento. Resulta que esto se une a los vídeos que ven por internet y por lo que se ve, se sienten con la potestad de ir criticando de forma despectiva a una banda que, puede tener un día malo, una procesión mala o pasar por un mal momento. Este tipo de personas, se dedican a juzgar según ven y oyen por redes sociales, según les cuentan o por lo que escuchan en directo una sola vez. Parece ser que no se dan cuenta (o quizás si y ahí está la maldad) de la imperfección, de la saturación, de la mala calidad de la inmensa mayoría de vídeos y audios de directos que solemos oír, y conste que cada vez más se utilizan medios para que la calidad sea la mejor posible, pero es imposible hacerse una idea de como suena una banda, del trabajo que hay durante todo el año para mejorar y mejorar y mejorar día a día y la dificultad que pasan las bandas más humildes solo para mantenerse.

Hagan el favor pues y no se dediquen a criticar a golpe de reproducción. Quizás lo hagan porque saben que su nivel musical, el suyo propio, no va a ir a más, quizás sus habilidades musicales han llegado a su límite y oye, no pasa nada, les animo a indagar en otra aficiones, quizás ahí se sientan más realizados.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies