Córdoba, 📷 Galerias

Crónica de un Viernes Santo palmeño

Doblaban las campanas en la Parroquia de San Francisco, en torno las 7 de la tarde, en señal de luto. Cristo ha muerto.

Bajo palio, en un altar extraordinario realizado por el equipo de priostía de la corporación de San Francisco, presidían la Virgen de los Dolores y el Cristo Yacente la capilla de la Hermandad en un Viernes Santo diferente, pero intenso.

Con el toque de campanas de difuntos, comenzaba el rezo del Solemne Vía Crucis penitencial. Para este día, la cofradía hacía estreno de la Cruz Alzada. Con ella y el estandarte de la corporación, el sacerdote D. Gabriel Castilla, recorrió cada una de las estaciones dispuestas en las paredes del Templo Franciscano. Dicho acto ha sido acompañado musicalmente por la capilla musical de la Asociación de Músicos Profesionales de Écija.

Posteriormente, pasadas las 19.45h, tuvo lugar un ejercicio de meditación, realizado por hermanos de la hermandad. En dicho acto, los hermanos que así lo quisieron, tuvieron la oportunidad de dedicar unas palabras a los Sagrados Titulares del Viernes Santo palmeño. Además, un grupo de hermanos realizaron una ofrenda musical, con cantos litúrgicos y piezas adaptadas a música de cámara, interpretado por músicos del pueblo cordobés. Pasadas las 20.30h, la Hermandad dio por concluidos los actos de esta jornada, quedando su capilla abierta para Venerar a los Sagrados Titulares.

Sin duda, el pueblo de Palma del Río ha vivido un Viernes Santo intenso, una jornada diferente a la altura de la situación actual que la sociedad está viviendo.

Suena Réquiem, en honor a todos los fallecidos durante la pandemia

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup