Jaén

Linares rememora, por momentos, sus inolvidables Viernes Santos

Pequeñas gotas de recuerdos de otros tiempos, atisbos de la memoria que, por momentos, han rememorado el sabor más dulce de esos Viernes Santos de eclosión que los linarenses disfrutaban cada año.

Una Semana Santa inmaculada, en cuanto a lo meteorológico. Linares ha sabido disfrutar de su Semana Santa de otra manera, lejos de las bullas y las emociones intensas, en una prueba de fuego que el carácter cofrade y cristiano de la ciudad ha superado con creces.

El Viernes Santo en Linares, día en el que más Hermandades ponen sus cortejos en la calle, ha vuelto a poner el punto álgido a la Semana de Pasión de la ciudad que, tras el descanso del Sábado Santo, volverá a retomar la Cofradía del Resucitado. La Hermandad de la Madrugá linarense, la de Nuestro Padre Jesús Nazareno, ha vuelto a inaugurar la jornada del Viernes Santo con algunos actos cofrades y litúrgicos que ha ido retransmitiendo por sus RRSS, a la vez que ha emitido una serie de documentos audiovisuales conmemorativos de los momentos más emocionantes de sus casi doce horas de Estación de Penitencia. Uno de los instantes más bellos que ha vivido la Cofradía en el día de hoy ha sido el de la Bendición del Señor en el interior de la Iglesia de San Francisco de una forma íntima a puerta cerrada.

Por otro lado, la Hermandad de la Expiración ha realizado un particular rezo del Vía Crucis en la Parroquia de San Francisco en el que la Imagen del Crucificado ha sido trasladado al crucero de la Iglesia para presidir el acto y recibir los honores de los colectivos, hermanos y fieles de la ciudad. Asimismo, la Veneración a Nuestra Señora de la Esperanza en su Casa de Hermandad ha seguido su curso como lo ha hecho durante toda la Semana Santa, configurando un gesto magnífico que la Cofradía ha querido tener con la ciudad.

La Corporación del Descendimiento ha vivido, también, su día grande de una manera íntima y con las emociones a flor de piel. La Cofradía del barrio de Santa Bárbara ha realizado el Rezo de la Corona Dolorosa dedicado a la Virgen de las Penas a eso de las 18:00h de la tarde, a lo que posteriormente se le ha unido la Sagrada Veneración de las Imágenes Titulares. El Sagrado Descendimiento se ha presentado en su paso de Misterio, sobre el que descansa durante todo el año, y lo ha hecho alumbrado por sus faroles y acompañado de la portentosa escena ideada por el escultor Víctor de los Ríos. Asimismo, la Talla de Nuestra Señora de las Penas ha lucido su manto de salida, con su saya negra bordada y con su tocado particular muy parecido al de la Virgen de las Aguas, Titular de la Hermandad del Museo de Sevilla.

Para finalizar éste memorable Viernes Santo, la Hermandad del Santo Entierro ha celebrado un particular concierto de marchas procesionales en la Plaza de San Francisco, interpretado por la Banda de Música Maestro Alfredo Martos que ha ejecutado con una innegable calidad musical 10 marchas procesionales de carácter fúnebre como «Santo Entierro» de Alfredo Martos o «Virgen del Valle» de Vicente Gómez. Lo ha hecho con toda la seguridad pertinente y con un escenario delimitado y acotado en todo momento, evitando aglomeraciones y bullas. Las cuatro Imágenes Titulares han permanecido en la capilla de la Cofradía, conformando una estampa única con una conjunción armoniosa y perfectamente engalanada que ha profundizado en la figura del Cristo Yacente su más alta expresión de Fe.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup