En mi Huerto de los olivos, 💙 Opinión

Cuadragésimo séptimo día de confinamiento

Y seguimos contando días de confinamiento y seguimos restando días para empezar a realizar una vida medianamente normal. Parece que un poco de luz se ve al final de este penoso y sinuoso túnel que nos deja ya la cantidad de 24.543 fallecidos, por una enfermedad que según algunos cargos políticos apenas iba a tener trascendencia en nuestro país y según alguna “analfaburra” esto no iba a matar a más personas que la violencia de género. Bendita sean estas personas videntes y locuaces, y sobre todo algunas que además a esto llevan un vocabulario rico en blasfemias e insultos, ante su negación a la evidencia y donde no se les podrá decir nada sobre estos muertos, aunque ellos si utilicen todos los que quieran a su favor.

De igual forma no veo que las ayudas que promulgan por doquier a bombo y platillo para los más necesitados, llegarán pero quién sabe cuándo. Esas ayudas si las estoy viendo y leyendo de este sector de las hermandades, de Cáritas Parroquial y el Banco de Alimentos. Se dé buena fuente y contrastada que además de ayudar a repartir alimentos entre nuestros mayores que no pueden ni deben de salir a la calle, también se lo llevan a familias necesitadas de verdad. Esas ayudas si están llegando. Además con jornadas maratonianas de trabajo de abastecimiento real.

Sé de hermandades que además de su labor social, pero social de verdad, no la que promulgan unos cientos de chaquetas grandes y de vocabularios ricos en hablar y hablar y hablar hasta aburrir a las ovejas, para no saber ni explicar ni ver la realidad real de la situación. Ahora con horarios para salir, que no lo veo mal, pero falta por explicar y concretar más concretamente. Los que tienen una edad que no sea de mayor cuando pueden salir. O a qué edad se deja de ser deportista y se es mayor. Y las personas que por tener una minusvalía o una dependencia cuando podrán salir. Si esta situación es difícil y compleja porque la hacen ellos aún más.

De verdad, qué ganas tengo que esta pandemia acabe, pero hablo tanto a nivel sanitario como a nivel de políticos que no ven nada más que su bolsillo y sillón. Tomar decisiones no tiene que ser muy fácil, y aún más en una situación como ésta, pero tomarlas peor creo que es de auténtica tontuna.

Cuando leo todas las acciones que se realizan por parte de las hermandades a nivel social y de solidaridad, se me viene a la cabeza un problema que tienen ahora también nuestras hermandades. Muchas de ellas habían cobrado ya su papeleta de sitio a sus respectivos hermanos. Y resulta, que ahora hay quienes reclaman esa papeleta de sitio, por ese dinero que han entregado. Deberíamos de comprender y entender que las hermandades van a estar este año económicamente hablando muy capadas y mermadas, al no poder celebrar sus tradicionales fiestas como Cruces y Feria de Mayo que son la inyección económica para seguir son sus trabajos y proyectos. Para poder disfrutar de nuestras hermandades en nuestra vida habitual debemos de ser un poco más comprensivos. Quizás esas papeletas de sitio se puedan dar como obra social, y no dudo que habrá personas que lo necesiten, que las habrá. Piénsenlo.

Bueno me despido por esta semana, otra más y vamos a por la siguiente que será nuestra octava semana confinados. Sean felices y extrapólenlo.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup