El viejo costal, 馃挋 Opini贸n

De las ofensas y los ofendidos, de las miserias y los honores

Ya pasadas fechas y calmados los 谩nimos, voy a hablar de las ofensas, de los ofendidos de las miserias y de los honores, lo que voy a manifestar desde estas torpes l铆neas no le va a gustar a todos, y lo siento por los que de verdad son amigos, que alguno tengo entre los lectores, pero quiz谩s si me permiten finalizar no estaremos tan distantes en mi planteamiento, con vuestro permiso…

No me ofenden las pinturas, o esculturas de escasa o nula calidad, copiadas de los grandes maestros, con matices y modificaciones aleatorias, que no aportan nada al mundo en general y menos a煤n al mundo art铆stico, yo cuando quiero arte o ver obras de un gran artista tengo la mala costumbre de buscar los grandes museos de nuestro pa铆s o del resto del mundo. Cuando quiero algo m谩s cercano pues me ci帽o a 鈥渕aestros conocidos鈥, Navarro Arteaga, Francisco Antonio Gij贸n, Juan de Mesa, Monta帽茅s, Pedro Rold谩n o a mi admirado Antonio Bernal, del que me consta que no le gusta que le llamemos maestro, pero si茅ndolo, es mejor llamarlo as铆, aunque su humildad no se lo permita y muestre enfado.

Otros 鈥渁rtistas鈥 sin obra conocida, sin arte en sus obras, solo el momento aprovechado a salto de mata de la 煤ltima tendencia, de la 煤ltima noticia, o de los errores de una tendencia pol铆tica inculta y adolecente de la m铆nima cultura hist贸rica, mal conocida y menos entendida de que por ser liberal de ideas no se puede ser religioso, olvid谩ndose de algunos magn铆ficos ejemplos de famosos agn贸sticos, recuerdo ahora al Profesor D. Tierno Galv谩n, quien al ir a retirar de su despacho de alcalde de la capital espa帽ola el crucifijo, coment贸 芦el Crucifijo no hace da帽o a nadie, es s铆mbolo de paz禄 dejando que continuase presidiendo desde el muro su propio despacho.

Verdaderamente nuestra sociedad, que por declaraci贸n de su magna carta ha de ser necesariamente laica, pero con el mismo valor la misma carta que as铆 fija la laicidad de nuestra sociedad tambi茅n fija en su art铆culo 16 que la Constituci贸n debe garantizan la libertad ideol贸gica, religiosa y de culto, algunos de los derechos m谩s 铆ntimamente vinculados al libre desarrollo de la personalidad.

No es dif铆cil de entender, creo, es laica pero ha de existir libertad en las mismas cantidades para ser a modo personal laico o religioso, y la mal entendida pol铆tica cree que se ha de estar en contra de la religiosidad personal, o popular en cualquier tipo de manifestaci贸n, usando esta tendencia para crear ofensas de distintos modos a los que son religiosos, por ejercer su libertad fijada en el mencionado art铆culo, por esto vemos obras que raspando el esperpento ni lo son ni pueden aspirar a serlo, el arte es otra cosa lejana y distante de la pol铆tica de poca calidad, que es la que nos ha tocado vivir.

La mezcla de las dos vertientes de nuestra constituci贸n, por una parte, un estado laico y por otra la libertad de los individuos para poder ejercitar su religiosidad o no, como dec铆a la mezcla de estas dos situaciones ambas v谩lidas y 鈥渓egales鈥 trae problemas f谩cilmente justificado por uno u otro bando, 鈥渃omo vamos a permitir un acto religioso en un edificio p煤blico鈥 y ya tenemos montada otra obra de arte que ofende a unas de las facciones si se llegase a realizar, miles de pegas, millones de frases en las redes, gritos peleas y luchas in煤tiles en los foros, pero personalmente lo que de verdad en estos casos me ofende es la distante mirada hacia otro sitio de nuestros representantes eclesi谩sticos, que deber铆an 鈥渧olar鈥 a solventar el tema sin usar para nada un edificio p煤blico y laico, regentando por autoridades cortas de miras y con la 煤nica idea clara de que estar lejos de la religi贸n cristiana es s铆ntoma de progresismo social, y nuestros regentes, solo se帽alando su falta de l贸gica y agilidad.

Que hay quien se ofende por estar embutidos en una sociedad laica, y no autorizar la salida desde un laico lugar, pues a m铆 no me ofende, lo que de verdad me ofende es que desde la parte de nuestra Iglesia, no se salga en ayuda de estos grupos incipientes de fieles o de las peque帽as e incipientes hermandades, que casi de todo carecen, y no se pongan a su disposici贸n todos y cada uno de los locales religiosos de nuestra ciudad, cada parroquia, cada nave, cada posibilidad hasta agotar la totalidad de ellas y creedme que hay muchas soluciones, me acuerdo de incluso la Mezquita Catedral, que con su nueva puerta diera acogida y salida, pasando ol铆mpicamente de la odiosa pol铆tica veleta que en ese momento est茅 pujante.

M谩s ofendido me siento cuando por lo uno o por lo otro hay quien organiza oraciones conjuntas, o medidas de fuerza para ense帽arlas en las calles, me ofende la falta de colaboraci贸n de quien puede, para con quien lo necesita. Estas miserias negativas son las que retiran a la gente llana de la religi贸n, abandonemos la pol铆tica de bajo nivel, que abandonen nuestros representantes las luchas pol铆ticas y que ofrezcan todo su vigor a dirigir y vigilar sus reba帽os, que no les falte de nada, disfrutando de ese honor y no del miserable brillo moment谩neo de ganarle un asalto a un pol铆tico mediocre.

Suscr铆bete

Introduce tu correo electr贸nico para recibir todas las novedades.


Powered by WordPress Popup