Advertisements
El Capirote, Sevilla, 💙 Opinión

De localismos y otras historias

Leí el otro día, creo recordar que en ese portal cofradiero donde los fotógrafos hacen de periodistas y viceversa, algo así como que Sevilla realizaba tal palio o la creación de un gran paso. Es curioso, que en tiempos donde nos vemos azotados por los nacionalismos se pretenda crear una especie de jerarquía que no busque poner en valor lo propio sino reafirmarse en ciertas ideas de superioridad al igual que hoy estamos sufriéndolo en ciertas regiones de España.

Más triste es aún que, conscientes del revuelo que causan este tipo de titulares, cada cierto tiempo se empeñen en mostrarlos porque saben que las redes estallan y las visitas suben. Y en tiempos donde la información cofradiera escasea, bienvenido sea el amarillismo y la polémica para llenar las arcas.

Los que somos periodistas sabemos al dedillo la lección de que en esta profesión hay que servir a la sociedad, pero cuando quienes están detrás de las noticias son dos o tres fotógrafos que no tienen formación como periodistas acaba sucediéndose que se va a lo fácil. Por eso no veremos de sus manos reportajes de investigación, revelaciones de autorías escondidas, obras que salen del anonimato o entrevistas de calado. De la misma manera que un historiador del arte hablando sobre literatura probablemente erre al no encontrarse en un ámbito que domine. Por poner tan solo alguno de los ejemplos.

Mientras tanto el periodismo de calidad se acaba esfumando y la población se queda sin conocer informaciones que servirían para mostrar la realidad de las cofradías, incluso aquellos aspectos espinosos que, aunque nos sorprenda o moleste, existen y sería bueno dar a conocer para erradicar ciertos comportamientos. Es el caso de aquella limpiadora que no estaba dada de alta en la seguridad social, de la gestión pésima de una hermandad que vio menoscabada en exceso sus arcas —y de la que apenas hemos conocido datos—o de las imágenes de pequeño formato que salen de un determinado convento con destino a una conocida casa de subastas.

Mejor mirar para otro lado, acudir a lo fácil y no revelar verdades incómodas porque entonces este periodismo morado tendría el respeto de los cofrades y la crítica. Y cuando un medio tiene como finalidad ganar dinero bienvenido sea el titular si con él suman visitas y se convierte en centro de polémica. Aquí un servidor hablando del asunto.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup