Cruce de gallardetes, 💙 Opinión

De rodillas, Señor, ante el Sagrario

En estos primeros días de Junio, mes por excelencia de fervor eucarístico y de devoción al Sagrado Corazón de Jesús, viene a mi cabeza y tarareo el hermoso himno compuesto con motivo del XXXV congreso eucarístico internacional celebrado en la ciudad de Barcelona en 1952. Bella es su letra, entonada en tantas voces cristianas a lo largo de estas décadas y cantada en turnos de vela de la Adoración Nocturna, en horas santas, procesiones de Jesús Sacramentado, vigilias y encuentros eucarísticos.

“… De rodillas, Señor, ante el Sagrario…”, no pudo escogerse mejor forma de comenzar este canto, que nos traslada a esa necesidad que tiene el hombre, de estar a solas con Jesús Sacramentado, en su Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad.

La lámpara encendida de la capilla del Sagrario en mitad de la oscuridad de nuestra vida y nuestro tiempo, nos llama a la intimidad y a encontrarnos con el Amor de los Amores. Ante esa luz inagotable, cual inagotable es su amor y misericordia, escuchemos su voz que nos dice: “Venid a mi todos los que estáis cansados y agobiados y yo os aliviaré”.

En los próximos días, nuestros sentidos sentirán anhelos de embriagarse con aromas de juncia y romero en las calles y plazas de nuestras localidades. Los rincones más íntimos, fachadas y portales quedarán huérfanos de esos altares que se levantaban para el paso del Señor, los mantones de manila y banderas nacionales no engalanaran los balcones y las portadas efímeras, aguardarán hasta poder contemplar a la grandeza de este mundo.

¡Sí! Puede que el próximo día del Corpus Christi echemos de manos algunos elementos y tradiciones, que hacían de este día, el día más hermoso de todo el año, pero es evidente, que esa no debe de ser una excusa, para vivir intensamente el día del Señor.

Este año, las circunstancias serán diferentes, pero a pesar de todo, el amanecer del próximo 14 de Junio seguirá siendo el más hermoso de todo el año, pues será el amanecer del día del Señor. Cuando escuchemos las campanas de los templos de nuestras ciudades y pueblos en repique de júbilo, no pensemos que no habrá procesión en las calles ¡todo lo contrario! Pensemos que Cristo sale a nuestro encuentro y nos llama para estar de rodillas ante el Sagrario.

En la mayoría de localidades de nuestra patria, los templos permanecerán abiertos durante toda la jornada con una adoración pública a Jesús Sacramentado, lo que es, una oportunidad perfecta, para reencontrarse con el Señor.

Por lo tanto, no nos quedemos en lo externo de ver altares y pasear entre alfombras de colores, pongamos nuestros ojos y nuestra atención en Cristo el próximo día del Corpus Christi. Da igual si aún no has vuelto a Misa después del confinamiento, pues Jesús no te va reprochar nada y esta, es una oportunidad que Él puso para que asistamos a esta adoración que se celebrará.

Busca el silencio, míralo y queda de rodillas ante Jesús en el Sagrario en un coloquio de amor que necesitas, que tu corazón necesita, porque necesitas de Cristo.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup