Advertisements
Sendero de Sueños, 💙 Opinión

Dos segundos…

Y llegó la madrugada… Tu noche. Mi noche. Nuestra noche. Esa noche mágica en el que tiempo corría y yo quería detener. Esa noche donde todos mis sueños se cumplían.

Llegó esa noche marcada en el calendario año tras año. Y mi mente me recuerda el momento de prepararnos para la noche. Un último caldito con hierbabuena de nuestras madres. Un último arreglo en el pelo. Coleta fuerte. Fuera pendientes. Pulseras. Medallita. Nuestra medalla de la Hermandad en el bolsillo. Un beso a nuestros padres. Una última mirada. Salimos a su encuentro…

Todo lo que pasa durantes esas horas, ¿cómo lo voy a explicar? Eso no tiene explicación. Son momentos que se quedan grabados a fuego en tu corazón. Una mirada. Un apretón de manos. Un vistazo a ese amigo que va en su varal o en su costero. Ese rato en un porche de una casa cualquiera y conoces a alguien que marca tu Rocío ese año. Pero nada es comparable con Ella.

Ella es el verdadero Rocío. Ella no mira al suelo. Ella mira a su Hijo, el Divino Pastorcito. Redentor del Mundo. Y nos lo ofrece, como Almonte nos regala su mayor tesoro.

Y llega el alba. Los cuerpos amenazan cansancio. Pero no. Rocío, aún nos queda vivir nuestro momento. Ese momento que dura dos segundos. Dos segundos bastan para llenarme de tu Rocío del Cielo. Dos segundos que hacen que todo lo que venía a pedirte se olvide y sólo te dé las gracias. Dos segundos…, pero mírame, Madre mía.

Ese momento que no soy capaz de describir con palabras. Un momento que me costó la misma vida plasmar en mi pregón, porque es tan íntimo entre Tú y yo que me costaba compartirlo con los demás. Un momento del que han ido desapareciendo personas importantes en mi vida, pero que no te recrimino porque sé que están ahí contigo. A tu vera.

Para describir ese momento quiero recuperar ese fragmento que fue tan importante para mí como es este momento junto a Ti.

«Ahora sí campanil, resuena más fuerte que nunca. Que se entere que Córdoba ya está aquí.

Venga el cura pa’rriba. Curri al cielo nuestra gloria. Y no te preocupes, que el Simpecao no retrocederá. Mira bien a tu lado. A tu izquierda tienes a papá. A la derecha al abuelo, y detrás a Rafalito Pérez, como siempre.

Estamos preparados para hacer el cordón. Están las hermanas marañonas. Jesusito Vera que hace muy buena barrera. Miguelito Villar y El Canijo. Alvarito Pérez y por supuesto yo.

Que ya está aquí. Que está delante nuestra. Y de la garganta de Manolo Guerra «El Corazones» saldrá la sevillanas que hablan del pueblo que Te Llevan…

Palmas… Palmas… Acércala…

Córdoba está preparada
aquí en El Real.
Para decirte, Rocío
que Contigo siempre está.

Acércala almonteño,
que juntos queremos pedir,
que en el mundo haya paz
y que nadie tenga que sufrir.

Acércala almonteño,
y despacio pósala
para que Córdoba ante Ella
pueda presentar.
Y se entere to El Real,
que con gracia sultana…
Córdoba ante la Gloria está».

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup