A paso mudá, 💙 Opinión

Egoísmo cofrade

Sin duda alguna, está siendo difícil asimilar esta situación actual del COVID-19 en el mundo general, y en el mundo de las cofradías. Es una situación la cual nadie esperaba que llegara a tal magnitud, y que hiciera sacar tanto lo mejor de algunas corporaciones, así como lo peor de otras.

Recientemente, leía en las redes sociales la posible desaparición de una banda de música de la provincia de Sevilla; otras tantas, han confirmado también en algunos medios la insostenibilidad que tendrán en el futuro en el caso de no adquirir unos ingresos mínimos por la pasada Semana Santa.

Cada año, en cada banda, es un mundo. Nuevos componentes, nuevos trajes, nuevos instrumentos, reparaciones y un largo etcétera que escribir, lo que supone un gasto económico que sufragar y el cual se hace cuesta arriba tras esta crisis. Hay bandas de hermandades que quizá no noten tanto esta crisis, pero las que no lo son, pueden verse gravemente afectadas de cara al futuro, temiendo en algunas el peor de los casos.

Lo que no llego a entender es que las hermandades y cofradías no lleguen a un acuerdo con sus hermanas bandas, porque no hace falta que una vez más explique el significado de hermandad. Ayudar al prójimo es hermandad, y qué menos que ayudar económicamente a las formaciones que lo necesitan.

Algunas cofradías ponen excusas de impagos de hermanos, o simplemente no pagan por no haber hecho un servicio. Sí, esas mismas hermandades que quizá ni den bocadillos a sus músicos, exijan tocar una cantidad de marchas fuera de los límites o pidan colaboración cuando no tengan dinero suficiente.

Lo principal es la labor que muchas están haciendo en colaborar con la lucha del COVID-19 y con otras entidades, pero tras esto, recuerden que los pasos y las imágenes no llevan una radio detrás; llevan músicos.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup