A paso mudá, Opinión

Ejemplos para no seguir

Como es lógico, en el mundo de las cofradías, existen distintos sectores en los cuales hay gente de todo tipo. En los medios de comunicación, más en concreto en el mundo de la televisión, cualquiera parece venderse para tener su minuto de gloria. Chiringuitos formados por y para complacer a algunos que hace algunos años criticaban lo que lo que actualmente hacen. Mientras, otros pretenden dar lecciones de lo que es periodismo con una carrera recién sacada, donde la prepotencia está asegurada. En forma de bots o no, los seguidores están ahí, incluso bloqueados por pensar de forma diferente y sin nombrar a nadie. Si es que… ¿Sevilla no era universal? Pues al igual que las opiniones, siempre que sean sin insultar ni menospreciar a nadie, las cuales están muy claras: o te unes o van contra ti.

Como ya dije hace algunos meses, y no cambiando ni una sola coma, hay personajes que se creen periodistas, donde las opiniones sin más argumento que “la fama” sin control, y las campañitas para hacer lo blanco negro, lo negro blanco, incluso sin saber encajar las críticas, es lo que les nutre.

Para hacer espacios en condiciones, no es necesario nada más que una cosa: humildad, y no precisamente a esa que le han cambiado el título. Ya vale de creerse todo, cosas que no son, y aceptar todo solo porque “Sevilla así lo quiere”. Algunos se han montado un chiringuito, quizá parecido al de la televisión, para darle a esto lo que nunca le ha hecho falta: la polémica pública, la separación y la búsqueda de intereses personales. ¿Eso es lo que queremos?

Meses después no solo pienso igual, sino que esto es un problema grave de desinformación y manipulación total.