Cruz de guía, 💙 Opinión

El Camino de la Gloria… y Amén

Quedan muy poquitos días para el, probablemente, mayor evento de la devoción popular, con permiso del Gran Poder, en lo que va de año. Tomamos, hace escasas semanas, ese camino de retorno hacia nuestra costumbre más arraigada, ese camino hacia nuestra forma de vivir, hacia lo que esperamos sea el paso definitivo para volver a enfrascarnos en los sentimientos propios del cofrade. Un camino que, lleno de baches, nos ha enseñado a darnos cuenta de que nuestros enemigos no solo son visibles, sino también de naturaleza desconocida, que no solo la lluvia es la peor némesis de nuestras Hermandades, sino también lo son las personas que se afanan por destruirlas.

Pero no solo de dificultades se compone el camino. Paralelamente, nos encontramos con situaciones que nos hacen recordar que es lo bonito de esta, nuestra dimensión. Y es que la salida de este oscuro agujero negro que nos abdujo hace ya más de un año ha conformado muchas de las estampas más emotivas de las últimas décadas. Algunas inusuales, como la Virgen del Carmen de Jerez sobre un paso a ruedas, otras tradicionales, como la primera salida a costaleros de la era post-pandémica de la Divina Pastora de Sevilla y otras que sucumbieron al sentimiento del reencuentro tras una extensa espera que parecía inquebrantable, como la salida extraordinaria de la Virgen de la Paloma de Málaga el pasado sábado. Todas ellas en un marco incomparable y un contexto inédito que quedará para las postrimerías.

Es nuestro camino de reencuentro con la Gloria, aquel que el próximo 30 de octubre volverá convocar los más profundos estremecimientos de épocas pasadas. Pese a que la esperada lluvia haga acto de presencia, seremos felices. ¡Bendita lluvia! Ojalá siguieras siendo tú nuestro único enemigo. Que la tristeza que nos provocas cada vez que rozas el asfalto de nuestras hermosas calles, se torne en la alegría del reencuentro filial con nuestros hermanos. No dejes que sea otro motivo el que de al traste con nuestras salidas procesionales. Hazle caso a Aquel que te envía y que sea Su voluntad. Pase lo que tenga que pasar, yo estaré feliz, porque volver a la vida en esta coyuntura ha sido uno de los mejores momentos cofrades que se han guardado en mi retina.

Que sea lo que Él quiera. El Camino de la Gloria… y Amén.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup