El Cirio | Reflexiones de verano (II)

Y siguiendo con los apuntes de mi cuaderno frente a la playa gaditana, escribí y medité sobre una entrevista que escucho a una votante socialista que en campaña electoral, le preguntaron porque votaba al PSOE. Y ella contestó que «porque Si».

Entonces me vino a la cabeza y plasmé en mi cuaderno que uno de los fines principales de nuestras hermandades es trabajar para el crecimiento de la vida cristiana de sus hermanos, mediante la formación espiritual, y no es capricho mío si no que, lo dicen las reglas de todas nuestras Cofradías. Y yo sigo preguntándome algo indignado ¿cómo hay hermandades que se salten a la piola este punto y sigun más anchos que panchos?.

Y esta Cuaresma, ojeando el boletín cuaresmal de la Hermandad de mi primo, me topé con un artículo donde se podía leer que el Hermano Mayor animaba a participar y asistir a sesiones formativas de su Corporación. Y entonces fue cuando termine de enfadarme y me preguntaba ¿cómo se puede publicar esto si precisamente esa hermandad en concreto no ofrece nada de formación a sus miembros? ¿Cómo se puede ser tan hipócrita?

En definitiva ¿por qué nos seguimos obsicados en seguir siendo estériles? Yo creo que sé la respuesta: «Porque sí.»