Cruce de gallardetes, 💙 Opinión

El estío cofrade

Con la celebración de San Juan Bautista, quedó un año más inaugurada la temporada de verano y con el mismo, el estío de los hermanos cofrades, donde algunos se piensan que se pone el candado a la actividad hasta que refresque allá por los meses de septiembre y octubre ¡que poco sabe esta gente de responsabilidad cofrade!

Indudablemente, el ritmo baja algo en estos meses ¡eso es innegable! Pero lo que sí está claro es que la actividad cofrade no cesa. El estío cofrade no es solo esa época del año en el que en julio celebramos la Virgen del Carmen y multitud de fiestas patronales, el estío cofrade es algo más, es el punto y seguido a todo un año de intensidad cofrade.

En el estío cofrade, se suceden tertulias cofrades hasta bien entrada la madrugada con abundante cerveza bien fresquita, en el estío cofrade se fraguan los contratos de las bandas, se sueñan los estrenos para una nueva Semana Santa y se curra tras una barra de chapa para sacar unos cuartos que hagan posibles esos sueños. En el estío cofrade, se eligen pregoneros, se habla con ellos y estos empiezan el encargo hasta el momento de pronunciarlos.

En ese tiempo se organiza el próximo curso cofrade, se preparan asambleas y elecciones, se hacen gestiones varias, se disponen cambios en las juntas y se traza la hoja de ruta. Reuniones de mesa camilla, comisiones de trabajo, para que cuando en octubre se presente el calendario cofrade, todo esté lo mejor preparado ¿Cierre de curso cofrade? ¿Descanso cofrade? Trabajo y más trabajo, que es la seña de identidad del cofrade comprometido, que aun así, en este tiempo, continua trabajando por su corporación cuando otros solo piensan en el descanso.

El estío cofrade, es esa época del año, en la que se saborea lo que luego, pasará sobre nuestros ojos a velocidad de pájaro ¡Felices vísperas!

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup