A paso mudá, 💙 Opinión

El fin de las bandas de Semana Santa

Que son tiempos difíciles para el mundo de la Semana Santa en general, eso es una obviedad. Pero aún más difícil si cabe para las formaciones musicales que cada primavera ponen sus notas detrás de los pasos en los distintos puntos de nuestra geografía, como desde tantos años atrás viene ocurriendo.

Una persona que se dedique a la música cofrade, es una persona fuerte. Una persona que ha dejado atrás momentos con la familia, con los amigos… que ha dejado atrás otros hobbies para ensayar y mejorar la música cofrade andaluza. Claro está, que en todas las bandas habrá de todo, pero eso ya es otro tema. La cuestión es que las formaciones musicales, tras el decretazo propuesto por distintas diócesis, están «muertas». Y entendedme cuando uso esta palabra tan poco agradable. Si no quieren formaciones musicales en las procesiones, ¿para qué ensaya el músico cofrade? Ah sí, para actos en lugares aforados que benefician a todo el mundo excepto a las propias bandas. Y es que, por desgracia, todas las formaciones no han sabido evolucionar, y no creo que sea culpa de ellas mismas, sino más bien de las pocas ayudas recibidas durante esta pandemia. El 95% de los integrantes de las bandas, están en ellas por y para la Semana Santa, para la Cuaresma y para las procesiones. Si nos limitamos solo a encerrarlas en escenarios, con número reducido de componentes y con esa monotonía, el día que vuelva todo a la normalidad absoluta, ¿veremos pasos sin música debido a la extinción de muchas formaciones?

Bajo mi punto de vista, creo que todo se puede hacer. Procesiones por calles anchas, cortejos debidamente establecidos con la distancia de seguridad, con mascarillas. Además, si jugadores de fútbol y otros artistas se someten a pruebas de detección del COVID por cada actuación, ¿por qué no en las bandas? ¿por qué no los costaleros? Es una incongruencia total y absoluta, y más cuando vemos manifestaciones de todo tipo sin distancia y casi que con más gente que en procesiones de muchos pueblos andaluces, con todo mi respeto por supuesto a esos pueblos.

Por otra parte, ¿tendrá sentido componer marchas procesionales ahora mismo? Dejo la respuesta en el aire. Bastante afectados ya se ven los autores de las marchas, las cuales salen por televisión sin cobrar por ello, ya que al aparecer en un medio así, como cualquier artista, deberían cobrar sus derechos por su música. Si la cobran «artistas» actuales (dejadme entrecomillar porque hay música hoy en día con bastante menos nivel que muchas marchas), ¿por qué no nuestros autores?

Un sinfín de cuestiones que quizá ya estaban antes de todo esto, pero que no nos hemos querido plantear. Sin más, pensad una cosa. El cofrade actual creo que no es capaz de aceptar procesiones sin música alguna. Las bandas son parte de nuestra Semana Santa, ayer, hoy y siempre.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup